Depositphotos

Chile tiene cerca de dos mil personas más en situación de calle luego de que julio sumara a 14.382 desafortunados más, muchos de ellos inmigrantes, según datos oficiales. Los números han crecido progresivamente si se comparan con las 12.416 de 2018 y las 10.610 que figuraban en junio 2017, de acuerdo al Registro de Calle del Ministerio de Desarrollo Social. Ya no se trata de gente que duerme sobre cartones en los portales o fuera de centros asistenciales, o en la periferia de la ciudad, sino que ahora son visibles en pleno bandejón central de la avenida Alameda Bernardo O'Higgins, en la comuna de Santiago. Allí se han instalado unas carpas en forma de iglú que les sirven para capear el frío invierno chileno con temperaturas de uno o dos grados Celsius e incluso bajo los cero grados. "Son fáciles de transportar, no son tan caras, tienen ventajas respecto a que se pueden instalar en muchos lugares. La carpa es más autónoma, está pensada para eso, que tenga una autonomía respecto a donde se instala", explicó el director de la Fundación Gente de la Calle, Francisco Román, al diario El Mostrador.cl. El profesional detalló que no solo ha aumentado la gente en situación de calle, sino que su perfil también es otro. Ya no se trata de adultos mayores o pacientes psiquiátricos, sino que ahora hay más parejas, a veces con niños, jóvenes y migrantes. "Hay un fenómeno creciente de migrantes en situación de calle. Son migrantes recién llegados, no tienen mucha estadía en Chile, lo que hace que tengan grandes dificultades para regularizar su situación en el país y, por lo tanto, algunos de ellos terminan viviendo en la calle", señaló. La recién creada Subsecretaría de Servicios Sociales informó al periódico on line que ya iniciaron un programa especial en conjunto con la Intendencia y los municipios para dar una solución a las personas que se han instalado en el eje Alameda. La Fundación de Beneficencia Hogar de Cristo coincidió en el aumento de gente en situación de calle, y precisó que sólo el año pasado ellos atendieron 15.620 personas. El Estado cuenta con medidas como el "Plan Noche Digna" para que puedan alojar en albergues, entrega de alimentos y atención de salud básica. También está el Plan Código Azul, que reúne a actores públicos y privados, que instala servicios de emergencia adicionales para los días de mayor baja de temperaturas. Sin embargo, el Hogar de Cristo reconoció que la oferta es insuficiente. "Considerando los 12.255 casos que conforman la población potencial (Segundo Catastro de Personas en Situación de Calle de 2011), y la capacidad total de atención de 2.339 cupos regulares (exceptuando el Plan de Invierno), se identifica una brecha de 9.916 casos correspondientes al 80,9% del total. Respecto de la atención ambulatoria, ésta alcanza a atender al 48,5% de la población, aumentando en invierno a 87,3%", precisó. Para el investigador de la Fundación Sol, Marco Kremerman, el aumento de las personas en situación de calle es "contradictorio", considerando el aumento del PIB en Chile. "Chile hoy día tiene un producto interno bruto per cápita ajustado por paridad de compra de 27 mil dólares, según el Fondo Monetario Internacional. Sin embargo, el costo de vida en general, cuando uno compara precios de bienes básicos, servicios, precios de vivienda, se parecen más a un país de 40 mil dólares per cápita. Y los salarios se parecen a un país de 13 mil dólares per cápita. Tenemos una fuerte asimetría", sostuvo Kremerman. Para el Hogar de Cristo, las personas en situación de calle "representan una de las manifestaciones más crudas de la exclusión social" que "se traduce en vulneración de todos sus derechos fundamentales y en el mínimo en términos de calidad de vida". Lo complejo, recalcan, es que "cuánto mayor es el tiempo en calle, mayor es el deterioro de las personas, afectando sus capacidades, autoestima, relaciones familiares y expectativas". Distinto opina el alcalde de Estación Central, Rodrigo Delgado, quien emitió una ordenanza municipal que establece multas a quienes instalen carpas en espacios públicos de hasta 344 dólares. El edil aseguró que estas personas no están en situación calle. "Hemos comprobado en terreno que la gran mayoría que acampa en esta zona lo hace para realizar su oficio durante el día y muchos están consumiendo alcohol en la calle, deteriorando el espacio público a través de la acumulación de basura". Aclaró que con las personas en situación calle "nos hacemos cargo de otra manera, dándoles refugio, comida, visitas periódicas, pero esta gente (la de las carpas) no está en situación de calle, es gente que les es más cómodo no pagar un arriendo y habitar el espacio público".

LASCIA UN COMMENTO

Inserisci il tuo commento
Inserisci qui il tuo nome