Tanto el subsecretario del Interior, Jorge Vázquez como el ministro de Defensa Jorge Menéndez negaron explicitamente la opción de que personal militar salga a la calle para apoyar a la policía y reforzar la seguridad ciudadana.

El señor Vázquez explicó que la experiencia en los países donde tal acto se ha llevado a cabo muestra que el uso de las fuerzas armadas para el control de la seguridad ciudadana no ha funcionado. “En todos los lugares donde se ha ensayado este tema ha fracasado“.

En ese sentido, defendió la participación de funcionarios del Ministerio de Defensa solo para ocasiones concretas, como la guarda de fronteras, embajadas o penitenciarias. Y puso como ejemplo como funcionarios militares apoyan la custodia de la frontera con Brasil.

En los mismos términos se pronunció el ministro Menéndez. “Yo no estoy de acuerdo con que las tareas policiales las lleve adelante el Ejercito, ni la Fuerza Áerea, ni la Armada”, recalcó.

Este debate se ha abierto en los últimos días cuando personajes del relieve de la intendenta de Lavalleja, Adriana Peña solicitara esta ayuda militar ante el auge de homicidios entre bandas de narcotráfico que asola la ciudad de Minas.

A esta idea se sumó el senador del Partido Nacional, Jorge Larrañaga, poniéndo a consideración de la población un plebiscito  para reformar la constitución y permitir así la creación de una Guardia Nacional formada por militares para que colaboren con la Policía.