Martín Aguirre Regules

La influencia italiana en Uruguay está en cada lugar donde hay pasión. Está en la política, está en el fútbol, está en las leyes, en las relaciones familiares. Los números fríos hablan de que más o menos un 50% de los uruguayos tiene raíces italianas, pero se trata de una reducción.

Es tanto lo que ha permeado la cultura italiana en el espíritu apenas adolescente de este país, que hoy en día es imposible distinguir una cosa de otra.

De toda esta masiva influencia, habría que destacar dos elementos.

Por un lado el “lunfardo”, el lenguaje coloquial que nos distingue a los uruguayos del resto de los hispanoparlantes del mundo, y que buena parte de su particularidad viene de las expresiones italianas que fue adoptando como propias. Y que solo se ve superado en ello por el tono argentino, que podríamos decir que es casi a la inversa, un italiano hablado con palabras en español.

El otro tema es la comida. Incluso en las familias más tradicionalmente españolas, la pizza, el fainá, los ñoquis de 29, y tantas y tantos otros elementos, son prueba indiscutible de lo imbricada que está la cultura italiana entre nosotros.

Todo este palabrerío viene a cuento para celebrar un cumpleaños. Nada menos que los primeros 20 años de la publicación Gente de Italia, una verdadera ventana a la cultura italiana, que desde hace ya algún tiempo, camina junto a El País en el difícil rumbo de hacer periodismo por estos tiempos.

Su publicación periódica acompañando a este diario, no solo es un motivo de orgullo y satisfacción, sino que también nos complementa y nos abre la perspectiva a nuevas realidades.

La ciencia ha demostrado que el usar distintos idiomas desarrolla potencialidades diferentes en el cerebro. Y leer las noticias en un idioma tan rico, tan lleno de matices, y construcciones sofisticadas, es un proceso que enriquece de manera exponencial la comprensión de lo que pasa en nuestro entorno.

Desde El País solo podemos agradecer a Gente de Italia esta posibilidad de caminar juntos. Una posibilidad que nos nutre y potencia a ambos, y que esperamos, de corazón, podamos seguir festejando por muchos años más. ¡Salud!

*Dr. Martín Aguirre Regules

Director de El País