La vicecanciller Marina Sereni espera la conclusión lo más “rápido” posible del acuerdo UE-Mercosur, en un nuevo escenario sudamericano, tras la asunción del presidente Alberto Fernández en Argentina. Ese tema que estuvo en su agenda de reuniones en Brasilia, donde fue recibida por el jefe de la Casa Civil del presidente brasileño Jair Bolsonaro. Sereni dijo estar observando con “interés” y “expectativa” la situación en Argentina, donde ayer asumió el peronista progresista Fernández, que sucedió al conservador Mauricio Macri.

“El rol de Argentina es importante y espero que realice un aporte positivo que permita finalizar esas negociaciones en un tiempo rápido, ahora sólo faltan las ratificaciones del acuerdo (firmado en junio, NDR), la perspectiva es positiva”, observó Sereni en entrevista con ANSA. “Italia hará lo posible para que se alcance el objetivo”, reforzó luego de participar en un evento junto al embajador Antonio Bernardini, en la sede diplomática italiana en Brasilia. Sostuto que el tratado de libre comercio entre los bloques garantiza “oportunidades positivas para todos los países, para nuestros productores agrícolas y para los de América Latina, para nuestros bienes y los que vienen desde América Latina“.

Recordó el “importante” papel de Brasil, como presidente temporal del Mercosur, para la firma del tratado UE-Mercosur en junio pasado, cuando en Argentina gobernaba Macri, un empresario de posiciones liberales, a diferencia de Fernández, que se mostró interesado en el acuerdo siempre que éste no afecte a la industria de su país. También hubo cambio de gobierno y de signo político en Uruguay donde el Frente Amplio, de izquierdas, dejó el poder tras ser derrotado por el conservador Partido Blanco, cuyo candidato victorioso José Luis Lacalle Pou asumirá la presidencia en marzo. Los cambios de signo políticos también ocurrieron en Italia donde desde hace unos tres meses gobierno una coalición de centroizquierda, integrada por el Movimiento Cinco Estrellas y el Partido Democrático, al cual pertenece la vicecanciller Sereni.

El actual gobierno es conocido como “Conte Dos”, dado que el premier es, al igual que en el anterior, Giuseppe Conte. En ese sentido Sereni explicó que viajó a Brasil para un primer acercamiento en nombre del gobierno “Conte Dos” con las autoridades de la administración del presidente Bolsonaro, de extrema derecha. Sereni fue recibida ayer por el ministro Onix Lorenzoni, jefe de la Casa Civil del gabinete. También mantuvo encuentros con el titular de la Cámara Baja, Rodrigo Maia, el presidente del Supremo Tribunal Federal, juez Antonio Dias Toffoli y el vicecanciller Otavio Brandelli.

“Nuestro gobierno, el gobierno Conte Dos, formado hace tres meses consideró útil realizar un primer contacto con las autoridades brasileñas”, declaró. “Queríamos tener un cuadro de las opiniones sobre el país y sobre las posibilidades de cooperación (…) tenemos un estrecho vínculo con Brasil, esta visita no es por una situación ocasional, hay una relación muy antigua”, afirmó. Sereni contó que “durante uno de los encuentros dije que somos países amigos por razones históricas, culturales y económicos, entre amigos es posible coincidir y también discutir, la amistad entre Italia y Brasil no significa que debamos compartir el cien por ciento de las ideas”.