MONTEVIDEO (Uypress) El próximo viernes 19 de junio se retomarán las celebraciones religiosas con presencia de fieles, que habían sido suspendidas con motivo de la emergencia sanitaria. El cardenal y arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, se congratuló, e informó que era el primer paso: “Esa fecha es para una primera fase, las celebraciones no van a ser tal cual eran antes de la pandemia. Firmamos un protocolo para que puedan volver las celebraciones con fieles pero con una serie de restricciones, para que sea seguro “, manifestó.

La Conferencia Episcopal del Uruguay elaboró un protocolo que fue avalado por el Ministerio de Salud Pública y firmado este jueves 11 en la Torre Ejecutiva. Desde este organismo de la Iglesia Católica manifestaron que el texto se dará a conocer a la brevedad. De acuerdo a lo trascendido la principal medida adoptada por las diferentes religiones establece que en los templos habrá un aforo que será de un tercio de las personas que habitualmente caben sentadas. “No vamos a ver iglesias ni sinagogas llenas”, graficó. También indicó que en cada templo habrá solo una celebración por día y que esta no durará más de 45 minutos. También hay una exhortación a que no participen los mayores de 65 años o aquellas personas que sean población de riesgo, y quienes tienen síntomas de coronavirus no podrán asistir.

En el caso de la Iglesia Católica, continúa la excepción del precepto dominical. Será obligatorio el uso de tapaboca, tanto por parte de los asistentes como de los sacerdotes al momento de dar la comunión; no podrá haber más de dos personas por banco (salvo que vivan en la misma casa) y se mantendrán las distancias en todo momento; no habrá hojas o libros de cantos y se pide que no se toquen las imágenes o estatuas. La comunión se recibirá en la mano y no en la boca. No habrá saludo de la paz y la colecta será al final. El Gobierno ha pedido que se lleve un registro de los participantes en las ceremonias, a los efectos de contactarlos luego en caso de que sea necesario. En declaraciones a la prensa, Sturla manifestó que “todas las iglesias y la comunidad judía estamos muy agradecidos, como casi todos los uruguayos, a lo que han sido las medidas del Gobierno en cuanto al cuidado de la gente (…). Estamos agradecidos a Dios y a todos los que hacen posible que los resultados sean positivos”. “Era muy importante que pudieran volver, para el cuidado espiritual de nuestros fieles”, sostuvo Sturla respecto a las ceremonias presenciales.