Joe Biden (Depositphotos)

El equipo de campaña de Joe Biden no descarta la posibilidad de iniciar acciones legales para obligar a Donald Trump que deje de bloquear y facilite la transición al nuevo gobierno ya que el presidente republicano viene denunciando un fraude electoral sin pruebas,.

El equipo de transición de Biden cree que llegó el momento de que la Administración de Servicios Generales (GSA, por sus siglas en inglés) “determine rápidamente a Joe Biden y Kamala Harris como presidente electo y vicepresidente electo”.

Según la misma fuente, si la GSA se niega a hacerlo, hay una variedad de opciones sobre la mesa, incluida la posibilidad de emprender acciones legales, resaltó.

La GSA, un organismo que depende del Gobierno y cuya certificación rutinaria del ganador de las elecciones permite al equipo del presidente electo acceder a recursos y a las agencias gubernamentales para preparar la transición, se ha negado a hacerlo ante la insistencia de Trump en no aceptar su derrota electoral.; “Hay una serie de opciones sobre la mesa; la acción legal es ciertamente una posibilidad, pero también hay otras opciones que estamos considerando”, afirmó un funcionario de transición en una llamada con periodistas al ser consultado sobre una posible acción legal.

La asunción formal está prevista para el 20 de enero de 2021. Sin embargo, hasta ahora la administradora de GSA, Emily Murphy, quien fue nombrada por el presidente Trump en 2017, no ha tomado la determinación, una sugestiva demora.

En Capitol Hill, los demócratas con jurisdicción sobre la agencia exigieron una explicación de Murphy, acusándola de “socavar” la transición pacífica del poder, mientras el presidente Trump continúa asegurando que hubo fraude electoral.

“Podríamos haberle hecho esto a Donald Trump hace cuatro años, y realmente arruinar las obras, pero no lo hicimos. George W. Bush podría haberlo hecho, pero no lo hizo”, dijo el representante Gerry Connolly, demócrata por Virginia, a ABC News. “Incluso en elecciones polémicas con partidos contrarios, siempre hemos respetado la voluntad del pueblo”, subrayó Connolly.

Aseguró que Murphy “dirige una agencia no partidista en el poder ejecutivo, que se supone que facilitará, después de una elección, la transición a la administración entrante”.

La amenaza de acciones legales por parte del equipo de Biden indica una intensificación de sus esfuerzos para poner reverencia al prolongado proceso electoral, luego de que el exvicepresidente fuera proyectado como presidente electo el sábado al ganar el estado de Pensilvania, cuatro días después del día de las elecciones.

Algunos de los recursos disponibles cuando se determina un ganador incluyen acceso a información clasificada para los funcionarios de seguridad nacional entrantes, investigaciones de antecedentes y autorizaciones de seguridad para posibles nominados y funcionarios entrantes, y acceso a 6.3 millones de dólares en fondos asignados por el Congreso para apoyar las actividades de transición, entre otras cosas.