Il presidente del Brasile, Jair Bolsonaro (depositphotos).

El especialista en salud pública brasileño Gonzalo Vecina Neto afirmó que el presidente, Jair Bolsonaro, "planificó" la inmunidad de rebaño de la población ante el coronavirus al costo de causar la muerte de cerca de un millón de personas.

"Lo que buscó el gobierno de Bolsonaro, en hipótesis, fue alcanzar la inmunidad colectiva, también llamada inmunidad de rebaño, a partir de la contaminación de todas las personas susceptibles" de contraer la dolencia, aseguró Vecina Neto.
"Aparentemente esto fue planificado", sostuvo ayer Vecina Neto.
Para lograr ese tipo de inmunidad es necesario que se contamine alrededor del 70 %, de la población lo cual supondría "alcanzar un millón de muertes, algo realmente inadmisible", sostiene Vecina Neto.

Esa habría sido la hipótesis con la cual Bolsonaro y el exministro de Salud, el general Eduardo Pazuello, trabajaron desde el año pasado cuando el gobierno rechazó la compra de 70 millones de vacunas Pfizer y obstruyó la adquisición de inmunizantes Coronavac por parte del gobierno de San Pablo.
Hasta el miércoles a la noche fueron vacunados 24,9 millones de brasileños, que representan el 11,79 % de la población.

El médico Vecina Neto es profesor de la Universidad de San Pablo y fue presidente de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria.

Brasil llegó a las 362.180 víctimas fatales este miércoles, cuando se registraron 3.462 fallecimientos, informó hoy el diario O Globo, donde se consigna que abril se perfila como el mes más letal desde el inicio de la pandemia.
Hace una semana el especialista Vecina Neto denunció a las autoridades federales ante el Supremo Tribunal Federal como "responsables" por la falta de vacunas contra el Covid-19.
Por otra parte el Supremo refrendó ayer la creación de una Comisión Parlamentaria de Investigaciones (CPI) sobre la política sanitaria del gobierno.
Bolsonaro expresó su disgusto con la CPI, a la que acusó de ser una maniobra de la oposición para tener publicidad, y volvió a repudiar la "política de la cuarentena" que aplican varios gobernadores.

Para Vecina Neto la única forma de mitigar los contagios es a decretar una "cuarentena total durante 10 o 15 días, en los que no circule nadie por la calle".
Ese modelo de cuarentena, señala el especialista, requiere del apoyo de las autoridades federales porque los gobiernos estaduales no están en condiciones de garantizar el aislamiento por sí solos o través de "toques de queda" nocturnos que tienen poca eficacia.