Depositphotos

Decenas de países, entre ellos varios latinoamericanos, como la Argentina o Ecuador, están afrontando una grave carencia de oxígeno debido al aumento de los casos de Covid-19 y la escasa vacunación, arriesgando el "colapso total" de sus sistemas sanitarios y una situación semejante a la vivida en la India.
Lo reveló el Comité de Periodismo de Investigación en un informe difundido hoy y basado en los datos proporcionados por la Every Breath Counts Coalition y dos ONG: Path y la Clinton Health Access Initiative (CHAI).
Según el estudio, 19 países -entre ellos la Argentina, Costa Rica, Ecuador, Sudáfrica, India, Irán, Nepal, Filipinas, Malasia, Pakistán- están entre los considerados más en riesgo, tras registrar fuertes aumentos de la demanda desde el pasado marzo.
Estos paises requieren más de 50.000 m3 diarios para los pacientes de coronavirus, un número que aumento rápidamente entre mediados de marzo y mayo. En casi todos esos paises, menos de una de cada diez personas recibieron una dosis de una vacuna.
También preocupa la situación en otros países, como Laos y Nigeria, Etiopía, Malawi y Zimbabwe, que tienen sistemas de producción de oxígeno limitados.
"La situación del año pasado, y de nuevo en enero de este año en Brasil y Perú, debería haber sido la campanilla de alarma", dijo Leith Greenslade, coordinador de la Every Breath Counts Coalition, notando que muchos de estos países tenían carencias en la provisión de oxígeno incluso antes de la pandemia.
"Hubiéramos debido saber -agregó- lo que ocurriría en la India, tras haber visto lo que pasó en América Latina. Y ahora mirando a Asia, deberíamos saber que esto ocurrirá en algunas de las grandes ciudades de Africa".
La combinación de altas y crecientes necesidades de oxígeno con bajas tasas de vacunación deja a las naciones extremadamente vulnerables, dijo Leith Greenslade, coordinador de la Every Breath Counts Coalition.
En conjunto, la necesidad de oxígeno para tratar a pacientes de Covid-19 en los países de bajos y medianos ingresos se más que duplico en los últimos dos meses, y varios de ellos ya tenían carencias antes de la pandemia.
Un paciente hospitalizado con el virus necesita entre 14 y 43 m3 de oxígeno por día durante aproximadamente dos semanas, una cantidad tan grande que a los hospitales europeos les costó afrontarlo.
La India, ante la situación, prohibió todas las exportaciones de oxígeno líquido y envasado, una decisión que compromete a los países vecinos.
En el caso de Nepal, requiere más de 100 veces más oxígeno que en marzo y este mes un funcionario pidió a los escaladores que intentan subir al Everest que traigan de vuelta sus botellas de oxígeno vacías para que puedan llenarse de nuevo y usarse en hospitales.
La situación del sur asiático se repite en el mundo.
Greenslade advierte que América Latina aún esta en un "nivel de crisis" y que hay otras zonas que siguen en riesgo de carecer de oxígeno.
El indicador no es solo cuánto oxígeno se necesita, sino qué tan rápido crece la demanda.
Mientras más de 30 países ahora requieren al menos el doble de oxígeno que hace dos meses incluyendo Fiyi, Vietnam, Afganistan, Camboya, Mongolia, Angola y Kirguistán. En el otro extremo de la escala Brasil, Rusia y Perú tienen una alta demanda de oxígeno diaria, y bajas tasas de vacunación, pero el Covid-19 está en baja, así como la demanda de oxígeno.
En los países en riesgo "solo el incremento en la cobertura de vacunación aplanará la curva de transmisión".
Por otro lado, si bien el oxígeno es una de las pocas defensas contra el Covid-19, el oxígeno medicinal solo conforma el 1% de la producción global de oxígeno líquido, según Gasworld Business Intelligence.
Según el Comité, basado en datos de Gasworld, muchos de los países más necesitados sufrirían falta de oxígeno incluso si toda la producción se deriva a los hospitales.
En Colombia, la industria puede proveer solo 450.000 m3 por día, menos de dos tercios de lo requerido.
Jesús Valverde Huamán, un médico de Lima citado por el Comité, dijo que actualmente Peru registra "una baja de casos de Covid", y "sin embargo, aún necesitamos oxígeno médico, especialmente para los hospitales".
A fines de marzo, 15.000 personas estaban hospitalizadas con Covid en Perú, pero solo había oxígeno para unos 12.000 pacientes, y en abril había más de 400 muertos por día: la escasez de oxígeno "puede haber sido una de las causas del aumento de la tasa de mortalidad", dijo Huamán.
"En la Argentina, los hospitales enfrentaron severas carencias durante un aumento de Covid-19 a fines de abril.
Muchos hospitales en las grandes ciudades apelan a sus propios tanques de oxígeno y derivan el oxígeno directamente a las camas de los pacientes", agrega el informe.
"En una situación normal, los tanques se llenaban una vez por semana en cada clínica. Ahora tienen que ser llenados hasta cuatro veces por semana", dijo -citado en el informe- Jorge Cherro, presidente de la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de la República Argentina (ADECRA).
En casos extremos, las carencias pueden haber causado muertes. Fuentes médicas citadas por el Comité afirman que entre el 18 y el 29 de abril al menos una docena de clínicas en Buenos Aires tuvieron que trasladar pacientes por falta de oxígeno y las autoridades investigan la muerte de seis pacientes en un hospital de Ensenada, al sur de Buenos Aires, una noche en que el tanque central de oxígeno del hospital quedó vacío