foto depositphotos

BUENOS AIRES (Uypress) - La pandemia revoluciona el Ranking de Ciudades según su Costo de Vida 2021, elaborado por Mercer, mientras los países siguen lidiando con las consecuencias económicas, políticas y sanitarias del COVID-19.

Por segundo año consecutivo, San Juan se posiciona como número 1 en el ranking para la región latinoamericana; la geografía se ve liderada por las islas del Caribe. Buenos Aires ocupa el puesto 168 del ranking.

El Ranking de Ciudades según su Costo de Vida 2021, elaborado por Mercer, reveló que Asjabad es la ciudad más cara para empleados internacionales, desplazando a Hong Kong al segundo puestoEn el tercero, Beirut ascendió 42 posiciones en el ranking como consecuencia de una grave y extensa recesión económica causada por el agravamiento de varias circunstancias: la mayor crisis financiera del país, el COVID-19 y la explosión del puerto de Beirut en 2020. Tokio y Zúrich descendieron un lugar, es decir, que pasaron del tercer y cuarto puesto, respectivamente, al cuarto y quinto, y Shanghái se situó en el sexto, uno más que el año pasado. Singapur pasó del quinto al séptimo puesto. [1]

Otras ciudades que están entre las 10 más caras para empleados internacionales son Ginebra (8), Beijing (9) y Berna (10). Según se desprende de la encuesta de Mercer, las ciudades más baratas del mundo para empleados internacionales son Tiflis (207), Lusaka (208) y Bishkek, que se sitúa como la más barata en el puesto 209. 

América 

Las ciudades estadounidenses han descendido en el ranking de este año debido principalmente a las fluctuaciones monetarias entre marzo de 2020 y marzo de 2021, a pesar de la creciente inflación de bienes y servicios registrada en el país. Nueva York (14) se clasificó como la ciudad más cara de EE. UU., a pesar de haber descendido ocho posiciones respecto al año pasado, seguida de Los Ángeles (20), San Francisco (25), Honolulu (43) y Chicago (45). Winston Salem (151) sigue siendo la ciudad estadounidense más barata para empleados internacionales.

La apreciación del dólar canadiense frente al dólar estadounidense ha provocado saltos en el ranking de este año. Vancouver (93) es la ciudad canadiense más cara, seguida de Toronto (98) y Montreal (129). En el puesto 156, Ottawa es la más barata de Canadá.

En América Latina, San Juan (89) se posiciona nuevamente como la localidad más costosa de la región, no obstante haber descendido 23 posiciones debido a la deflación registrada en el segundo semestre de 2020 y una inflación muy baja a principios de 2021, lo que afectó su posición en el ranking.

La geografía se ve liderada por localidades como Puerto España (91) que se sitúa como la segunda ciudad más cara, seguida de Puerto Príncipe (92) que escala 83 posiciones en el ranking general, teniendo una de las apreciaciones de moneda frente al dólar más consistentes versus 2020; Pointe-à-Pitre (107) ocupa el lugar número cuatro, ascendiendo 27 lugares en la lista, para esta localidad los costos asociados a transporte, así como los gastos relacionados con aparatos y accesorios de uso doméstico tienen un incremento.  

"La asequibilidad para contar con bienes y servicios para los asignados internacionales muestra el efecto de alza en los territorios del mar caribe, los detalles logísticos y el efecto de importación también son representativos, las organizaciones están monitoreando constantemente la situación a nivel mundial para poder tomar decisiones asertivas para el negocio, y esto incluye la operación futura de las asignaciones internacionales" comparte Amalia Suaste, Líder de la Práctica de Movilidad para Mercer Latinoamérica.        

Ciudades como San Salvador (169), Bogotá (180) y Asunción (187), permanecen sin grandes movimientos en el ranking, caso contrario al de San José (124), Montevideo (132), Lima (150) y Ciudad de México (152) que desciende 32 peldaños, y ahora se posiciona en el lugar número 12 del ranking de América Latina. Por su parte, Brasilia (205) es la ciudad más barata de la región, desplazando a Managua.

Continua la tendencia de la apreciación del dólar frente a la mayoría de las monedas en América Latina, sin embargo, la región se aprecia menos costosa a nivel general -considerando el ranking anterior- hoy más que nunca es necesario realizar un adecuado análisis de la movilidad de capital humano, mismo que se centra en comprender y mejorar la forma en que el traslado de los talentos a nivel internacional puede beneficiar a la organización y a sus empleados.

Buenos Aires bajó del puesto 153 en el ranking 2020 al 168 en el ranking 2021. Santiago subió del puesto 134 en 2020 al 108 en el ranking 2021. Montevideo pasó del puesto 88 en 2020 al 132 en el ranking 2021.

"Es importante mencionar que el ranking tiene un comportamiento natural y sufre movimientos todos los años. Es decir, no es que una ciudad se vuelve más cara o más barata per se, sino que se analiza el costo de su canasta de expatriados en términos relativos versus las demás ciudades", detalló Agustina Resano, Líder de la Práctica de Movilidad para Mercer Argentina.

"Un elemento que tiene influencia en los movimientos de posición en el ranking es la paridad cambiaria. En los países de Sudamérica, por ejemplo, encontramos que el Peso Chileno se apreció respecto al Dólar Estadounidense versus el ranking anterior (Marzo 2020), mientras que tanto el Peso Argentino como el Peso Uruguayo se depreciaron respecto al Dólar en el mismo periodo. Esto produjo que Santiago recupere posiciones en el ranking. Si miramos LATAM en su conjunto observamos que el patrón se repite, es decir que las ciudades con monedas más apreciadas fueron las que escalaron posiciones en el ranking", señaló Agustina Resano.

"Actualmente es necesario pensar de una forma más adaptativa, considerando un mayor enfoque en el valor y no en el costo, ello requiere administrar la cartera general de talento y no las tareas individuales, usar datos para realizar análisis nos acercará a tomar decisiones más asertivas. Ya no es posible tratar de colocar a los asignados en cuadros predefinidos correspondientes al ámbito de los equipos de movilidad, Una política de movilidad no puede cubrir todos los escenarios, pero debe proporcionar una lógica de gestión clara y aclarar las opciones disponibles", refiere Amalia Suaste, Líder de la Práctica de Movilidad para Mercer Latinoamérica. 

Europa, Medio Oriente y África 

Tres ciudades europeas se encuentran entre los diez lugares más caros. En el quinto puesto del ranking mundial, Zúrich sigue siendo la ciudad europea más cara, seguida de Ginebra (8) y Bern (10).

El fortalecimiento de la moneda local dio lugar al ascenso de varias ciudades europeas en el ranking, como París que pasó a ocupar el puesto 33. La moneda local en el Reino Unido sigue siendo fuerte: Londres (18) y Birmingham (121) ascendieron uno y ocho lugares, respectivamente.

Los Emiratos Árabes Unidos continuaron diversificando su economía, con la consiguiente reducción del impacto de la industria petrolera en el PIB. En el marco de este proceso, se ha registrado una caída de precios tanto en Dubái (42) como en Abu Dabi (56). Beirut se convierte en la ciudad más cara de Medio Oriente para empleados internacionales, ascendiendo 42 posiciones hasta ocupar el tercer puesto del ranking mundial. Yamena (13), Lagos (19) y Libreville (20) constituyen la primera, segunda y tercera ciudad más cara de África para empleados internacionales. En el puesto 208, Lusaka es la más barata de África.

Asia Pacífico

Más de la mitad de las 10 ciudades más caras están situadas en Asia. Asjabad escaló una posición en el ranking de este año, convirtiéndose en la urbe más cara para empleados internacionales, tanto en Asia como en el mundo. Le siguen Hong Kong (2), Tokio (4), Shanghái (6), Singapur (7) y Beijing (9). Bombay (78) es la ciudad más cara de la India, aunque descendió 18 lugares en el ranking de este año debido a la relativa debilidad de la rupia india en comparación con otras urbes del ranking.

Las ciudades australianas han ascendido en el ranking de este año gracias a la significativa revalorización de la moneda local frente al dólar estadounidense. Sídney (31), la ciudad australiana más cara para los empleados internacionales, experimentó un salto de 35 lugares, seguida de Melbourne (59), que ascendió 40 posiciones.

El COVID-19 sigue causando una disrupción sin precedentes en la movilidad internacional, lo que obliga a las compañías a reevaluar la manera de gestionar una fuerza laboral móvil en un mundo post-pandemia. Los datos sobre costo de vida, los estudios de movilidad realizados y la experiencia adquirida del trabajo de Mercer con sus clientes demuestran que, tras varios años de esfuerzos por parte de las organizaciones para modernizar las estrategias de movilidad, estas comienzan a implementar formas alternativas de asignaciones internacionales y acuerdos de trabajo transfronterizos para mantener sus operaciones y sus fuerzas laborales en el exterior.

"El costo de vida siempre ha sido un factor a tener en cuenta al planificar la movilidad internacional; sin embargo, la pandemia ha sumado un nuevo nivel de complejidad, además de las consecuencias a largo plazo relacionadas con la salud y la seguridad de los empleados, las políticas de trabajo remoto y flexibilidad, entre otras consideraciones", afirma Ilya Bonic, presidente de la práctica de Career y director de Estrategia de Mercer. "A medida que las organizaciones reconsideran sus estrategias de talento y movilidad, resulta fundamental contar con datos precisos y transparentes para otorgar una compensación justa a los empleados por todo tipo de asignaciones".

De las tradicionales asignaciones a largo plazo -es decir, el traslado de un empleado durante algunos años y su posterior repatriación a su lugar de origen-, la movilidad está cambiando a otros tipos de transferencias, como asignaciones a corto plazo, contrataciones internacionales en el extranjero, transferencias permanentes, commuters, trabajadores remotos internacionales y trabajadores independientes internacionales.

La Encuesta Mundial sobre Políticas y Prácticas de Asignaciones Internacionales 2020 (2020 Worldwide Survey of International Assignment Policies and Practices) de Mercer confirmó que muchas de las compañías encuestadas ofrecen opciones más flexibles para adaptarse a las distintas circunstancias personales de los asignados. Otra encuesta 2020/2021 de Mercer reveló que más del 50% de los empleadores encuestados prevén cambios en cuanto al número de transferencias unidireccionales, desarrollo de talento, asignaciones a corto plazo y commuters en sus organizaciones debido a la pandemia[2].

La última Encuesta de Costo de Vida de Mercer ayuda a los empleadores a entender la importancia de controlar las fluctuaciones monetarias y de evaluar las presiones inflacionarias y deflacionarias sobre los bienes, servicios y alojamiento en todos los sitios en los que operan. Los datos también ayudan a los empleadores a definir y mantener los paquetes de compensación para sus empleados en asignaciones internacionales y cuando trabajan en el extranjero. Asimismo, el costo de vida en un lugar puede influir significativamente en su atractivo como destino para el talento, e influye en las decisiones relacionadas con la selección del sitio para las organizaciones que buscan ampliar y transformar su huella geográfica.