(foto depositphotos)

Parecido a lo que ocurrió algunos meses atrás en el canal de Suez, la varadura del buque Hoegh Esperanza, un carguero de gas metano con bandera noruega, en la zona del Codillo en el canal Punta Indio, un canal artificial dragado en el río de la Plata, está bloqueando el intercambio comercial de Argentina con el mundo.

Los buques de entrada y salida se están amontonando frente a Buenos Aires, a la espera de la resolución del bloqueo por lo que se avecina un caos de proporciones, adelantó el diario El Cronista en su portal de Internet. El canal Punta Indio tiene una longitud de 65 millas náuticas (unos 120 kilómetros), nace al sur de la ciudad de Montevideo en proximidades al punto denominado Pontón Recalada y conducen a las embarcaciones a través del río de la Plata (frontera natural entre Argentina y Uruguay) hacia los puertos de La Plata, Buenos Aires o los situados sobre las márgenes de los ríos Paraná y Uruguay. A su vez, el río de La Plata tiene su desembocadura en el océano Atlántico.

La Prefectura Naval Argentina con algunas embarcaciones ya está trabajando en la zona, pero lo único que podría solucionarlo rápidamente es una creciente de marea que posibilite desencallar a la enorme embarcación de 294 metros de eslora (largo) y 46 metros de manga (ancho). Las autoridades argentinas debieron interrumpir toda la navegación en la zona para evitar cualquier riesgo de accidentes. Solamente se autoriza el paso de buques de menos de 7 metros de calado, mientras que ese canal permite la navegación de naves de hasta 11 metros.

La situación, escribió el portal Infobae, es similar a la que protagonizara en marzo pasado el buque portacontenedores Ever Given, que bloqueó durante seis días el Canal de Suez y estuvo inmovilizado más de tres meses para luego levar ancla tras un acuerdo de indemnización a las autoridades egipcias de parte de su propietario japonés.

Ante esto muchas voces se alzaron para reclamar por una vieja demanda marítima en Argentina: la puesta en marcha del proyectado canal Magdalena que tiene diferencias fundamentales de diseño con el actual de Punta Indio. Por ejemplo, sus 150 metros de ancho de solera le permitirían ser un canal de doble vía, y posibilitará servicios de ingresos y salidas simultáneas.

El actual Punta Indio con solo 100 metros de ancho no solo limita la navegación, sino que también se presenta como una vía por demás estrecha para los buques de grandes dimensiones como el Hoegh Esperanza y otros tantos que circulan por esta única vía disponible, que además une la Argentina marítima con la fluvial.

El reclamado canal Magdalena, explicó El Cronista, estará orientado en el sentido natural de la corriente, situación que abaratará costos de mantenimiento y mejorará los tiempos de navegación.