La pandemia del coronavirus aterra a la población mundial y cada país afronta el temor de distintas maneras, algunas incluso bastante curiosas, como la del boom de los bunker subterráneos en Estados Unidos. Como señalan las empresas del sector, el número de nuevos contratos firmados en las últimas tres semanas casi se duplicó y algunas sociedades hicieron en la última semana la ganancia de un año entero.

Lo cierto es que hay refugios para todos los bolsillos, desde el modelo iglú de 40 mil dólares a las viviendas lujosas de diversos millones, reportó el diario The Wall Street Journal. Y quien lo posee ya se ha escondido en él, como es el caso de Joe y Jennifer, quienes hace unos meses se preguntaban si no habían malgastado unos 240 mil dólares para su fortín en California, que adquirieron después de la elección de Donald Trump, ante el temor de desórdenes civiles. Ahora viven con tres hijos, de 4, 8 y 12 años, trabajando a distancia. Refugios solitarios, viejos o nuevos, existen un poco en todas partes.

Pero la verdadera novedad es el bunker de condominio, como el de Glasco, en Kansas, obtenido de un antiguo silos de misiles. Se trata de un edificio subterráneo de 15 pisos con departamentos de varios metros cuadrados y espacios comunes que comprenden piscina, gimnasio, salas de juego, biblioteca, cine, un lugar para clases escolares, una pequeña sala de emergencias y un estudio odontológico. Las reservas de alimentos bastan por cinco años y el sentido de claustrofobia se atenúa por las falsas ventanas que proyectan imágenes externas de las videocámaras. El condominio, que acepta mascotas, no está por hora cerrado, pero se hacen las pruebas generales, ante el temor de que el coronavirus sea la "nueva bomba nuclear".

LASCIA UN COMMENTO

Inserisci il tuo commento
Inserisci qui il tuo nome