Los estadounidenses han mantenido desde siempre una historia de amor con Italia, sentimiento que esteverano está en modo pausa como consecuencia de la pandemia de Covid-19 y que el turismo de toda la península está sufriendo profundamente.
Según la oficina de estadísticas del gobierno italiano, un promedio de seis millones de viajeros estadounidenses eligen Italia para sus vacaciones cada año.
Atraídos por la eterna "dolce vita", los escenarios costeros de la playa, la gastronomía y el vino, la historia y mucho más, Italia tendrá que prescindir este año de los viajeros estadounidenses.
A medida que Europa abandona la fase de emergencia de la pandemia de Covid-19, a pesar de leves rebrotes, los cierres de fronteras siguen vigentes y solo un puñado de naciones no pertenecientes a la Unión Europea (UE) se agregan a una lista "segura" para viajes esenciales únicamente.
Considerado un país de alto riesgo debido a un aumento en los casos de coronavirus, Estados Unidos está lejos de ser considerado para ser sumado a esalista. Los continuos cierres de fronteras significan que una industria del turismo que ya está en dificultades
recibe otro golpe. Europa en general recibe 16 millones de llegadas de los Estados Unidos cada año, con casi la mitad concentrada en Italia, por lo que la pérdida estimada es significativa para hoteles, restaurantes y proveedores de tours.
Dejando a un lado las implicaciones económicas (los medios de comunicación italianos informanque el turismo estadounidense dejó un derrame de 3 mil millones de euros a Italia en 2019), las ciudades vacías están sintiendo más que nunca el abajo de los vibrantes viajeros estadounidenses.
Roma es la ciudad más visitada de Italia y su principal asociación hotelera, Federalberghi di Roma, informó que el 90% de sus hoteles permanecen cerrados, con una pérdida económica de aproximadamente 115 millones de dólares por mes.
Natalino Gisonna, vicepresidente de la Confederación Nacional de Pequeñas y Medianas Empresas de Roma (CNA) y propietario de Corso 281 Luxury Suites, afirmó que "la mayoría de nuestros clientes son de Estados Unidos y la prohibición continua tiene graves repercusiones para nosotros".
"Los estadounidenses gastan mucho en Roma y no damos esto por sentado. Pero sobre todo extrañamos su risa y su curiosidad contagiosa por nuestro país", subrayó Gisonna. El hotelero Alberto Moncada di Paternò, cuyo abuelo alquiló uno de sus estudios en la famosa Via Margutta a Pablo Picasso, ahora posee Rome Luxury Suites.
Paternò cree que su ciudad sigue siendo el destino europeo favorito de los estadounidenses. "Estamos sintiendo su ausencia, pero sabemos que regresarán en el futuro porque su sed por Roma no puede ser apagada", dijo. "Cuando regresen, los recibiremos con los brazos abiertos de manera segura y rápida".

por ARIEL FERRERO

LASCIA UN COMMENTO

Inserisci il tuo commento
Inserisci qui il tuo nome