Medicine (Depositphotos)

Los antibióticos pueden salvar vidas, pero también pueden causar grandes riesgos si se los utiliza de modo inapropiado, alertan las autoridades italianas, ante las 10 mil muertes al año que se producen en la Unión Europea por bacterias resistentes. Un manifiesto para médicos para alertar a los médicos en el uso correcto de los antibióticos y una página de Internet con información específica en el sitio del ministerio de Salud es lo que se acaba de decidir en Italia, bajo la amenaza de muertes por el uso inadecuado de esas medicinas. Europa tiene un problema serio, por la cantidad de muertes causadas por bacterias resistentes, inmunes a los antibióticos, con más de 10 muertes muertes cada año. Hacer un balance de las nuevas iniciativas para contrarrestar la propagación de superbacterias fue el objetivo de una reciente conferencia internacional bajo el lema “Menos antibióticos, más efectivos”, que se extendió una semana para predicar sobre el uso consciente de estas preciosas armas contra las infecciones. “Se están estudiando nuevas moléculas, pero si no usamos bien en la actualidad a los antibióticos, el número de bacterias resistentes crecerá cada vez más, porque la resistencia a los antibióticos es mucho más rápida de lo que es nuestra investigación para combatir el problema”, dijo el viceministro de Salud italiano, Pierpaolo Sileri. “Uno de cada tres microorganismos ha desarrollado uno forma de resistencia” a los antibióticos y esto también se debe al hecho de que “el uso inapropiado de antibióticos supera el 30%” de los casos, avisó Luca Li Bassi, director general de la Agencia Italiana de Medicación (AIFA). De la gripe al resfriado, de la traqueitis y amigdalitis a la cistitis y bronquitis, de los datos de AIFA de 2018 se deduce que el problema de la prescripción inadecuada por parte de los médicos no es el único. “El 15% de los antibióticos se compran en ventas libres, sin participación de los médicos y, por lo tanto, no están cargados al Servicio Servicio Nacional de Salud. En 2008 fueron comprados 3,4 dosis de antibióticos por cada mil habitantes”, alertaron los especialistas de AIFA. Por eso se creará en el portal web del ministerio de Salud una sección dedicada orientar en online sobre l uso correcto de estos medicamentos y los riesgos debido a su uso indebido. También se pide a los médicos un compromiso concreto para contrarrestar la propagación de la resistencia a los antibióticos, mediante un manifiesto que impulsan 16 sociedades científicas de médicos, enfermeras, farmacéuticos y hasta veterinarios. Datos de vigilancia sobre la resistencia a los antibióticos, a partir del inicio de campañas, recavados por el Instituto Superior de Salud (ISS) de Italia muestran en el último año una tendencia a la baja. Y también datos sobre el consumo de antibióticos, evidencian un descenso. Por ejemplo, en el campo veterinario muestran una caida del 30% de las ventas en el período 2010-2017. Sin embargo, Italia permanece entre los países europeos en los que el problema de las “superbacterias” es más grave. “No solo se debe prestar atención al uso correcto de estos medicamentos, sino también a la dispersión en el medio ambiente. Los que lo usaron después arrojan los sobrantes de drogas a la basura y terminan en el relleno sanitario, lo puede ayudar a alimentar la propagación de cepas resistentes”, completó el ministro Sileri.