Depositphotos

Como periodista, muy pocas veces consideré mucho las "super conspiraciones". Desde que el mundo está globalizado cada vez menos  les creo, ya que los actores sociales, empresariales, políticos y todo lo que denominamos hoy "influencers", son demasiados para que en unos pocos se concentre todo el poder para controlar el mundo.

También es obvio que, cada día, creemos un poco más en las máquinas, los algoritmos y el BIG DATA, alejándonos rapidamente de los pensamientos críticos, lógicos, la reflexión, la inteligencia emocional!

Recuerdo haber escrito que en los años 90 me asombraba mucho el hecho que trabajaba en TV con herramientas que pesaban demasiado, cuando en algunas áreas tecnológicas se habian logrado milagros. Algo similar me pasa hoy con la Medicina.

Se lograron tantos avances en el último siglo que, escuchar hoy tantos infectólogos, médicos, premios Nobel, gerentes de la salud, equipos de expertos, mezclando sus atendibles y creibles comentarios con sindicalistas, políticos, sociólogos, sicólogos y todologos, realmente me rechina. Bombardeados 24 horas sobre 24 con números, estadísticas, Hopkins, GACH, medidas, Rocha, Montevideo, Rivera, zonas rojas, naranja, amarillas, protocolos, aforos, hisopados, vacunas, distanciamiento, alcohol en gel, lavado de manos, barbijos, decesos, recuperados, infectados, contagiados, etc. etc. los seres humanos, a cada instante se sienten más inseguros!

La gran revolución BIG DATA nos está enseñando que, cuanto más información tengamos, más confundidos vamos a estar! Es aquí que, como periodistas conscientes, deberíamos hacer una pausa. ¿Que es información? Nos enseñaron, desde muy jóvenes, a citar la fuente, a ser objetivos, contar lo que vemos y escuchamos. Hoy, literalmente, la información a nuestro alcance (y lo digo como periodista y no como consumidor de noticias) nos aplastó y no nos permite tener aún idea que está pasando realmente en nuestro planeta.

No es fácil creerle más a Fauci o a Luc De Montagner!! Tampoco es fácil creerle más a Trump que a  Alberto Fernández (era un chiste!). Entonces la pandemia se volvió como un clásico Peñarol-Nacional.....todos somos DT y nos inclinamos, para nada convencidos, para un lado o para otro. Quien es el mejor infectólogo del mundo? Si habláramos de futbol seguiríamos nombrando a  Pelé, Maradona, CR7, Ronaldinho, Ibrahimovich o algunos románticos a Schiaffino, al Negro Jefe, a Gento o Santamaria, pero si hablamos de Covid19......¿quien podemos decir quien es el mejor y el más creíble?

La ignorancia se está volviendo crónica y los todologos siguen aumentando de a centenares de millones por día. Mientras tanto las verdaderas "autoridades mundiales" sobre la Salud como OMS o OPS, no nos dan pistas tan claras. Que las vacunas son tradicionales o con ARN (nunca aplicadas hasta ahora) nos marea aún más. Lo más hilarante quizás en todo esto, sea que la mayoría no se pone del lado de las estadísticas comprobadas por los agentes internacionales, sino en la minoría, por miedo o carcomidos por la duda.

El otro día un amigo me decía: "¿Quien me garantiza que la vacuna no me mate?". 

Mi pregunta es: ¿si el año pasado murieron 150.000 personas en el mundo por mordedura de víboras, quien me garantiza que no salga de casa, sin celular, una crucera me muerda, no haya nadie alrededor que tenga uno, no pueda llamar al 911, que no me lleven al Clínicas, que el Hospital esté cerrado, no tenga un antiofídico y encima, en caso que vaya corriendo, no me tropiece en una vereda, me caiga para adelante y me parta la cabeza en dos?

Estamos perdiendo el sentido común con tanto miedo! A cuidarse con el Covid..........y a cuidarse contra el pánico! Definitivamente no es bueno.

STEFANO CASINI