El proyecto ya contaba con la media sanción de Diputados y tiene cuatro artículos: el primero interpreta los artículos 71 y 81 de la Constitución, en el entendido de que los derechos y obligaciones inherentes a la ciudadanía no se pierden pese a residir en el extranjero. Los otros regulan el funcionamiento de una comisión que -en 120 díasdeberá promover un mecanismo de regulación del sufragio. Desde la oposición se dijo que se iniciarán acciones de inconstitucionalidad, en el entendido de que el mecanismo de regulación no es el adecuado, informó Radio Uruguay.

Según la oposición, el Frente Amplio debería recurrir a un nuevo plebiscito tras el fracaso de la consulta popular de 2009. La senadora Constanza Moreira (FA - Casa Grande) sostuvo que Uruguay se encuentra rezagado en el ejercicio del derecho al voto. Además, sostuvo que dada la forma en que se llevó a cabo el plebiscito de 2009, no puede interpretarse que la población rechazó el voto desde el exterior. Desde la oposición se sostienen que la población ya se expidió sobre este asunto. El senador colorado Pedro Bordaberry consideró que el mecanismo utilizado por el Frente Amplio es un atropello a la Constitución. No corresponde interpretar a la Constitución mediante una ley, sino promover una nueva consulta popular, dijo. Desde el Partido Nacional se anunció que la próxima semana se resolverá con juristas los mecanismos para accionar contra la norma. Previo a la sesión, el senador nacionalista Jorge Larrañaga había anticipado que "si esto termina aprobándose desde ya anunciamos que estudiaremos e interpondremos recursos de inconstitucionalidad contra esta ley".

El debate se extendió por siete horas. Ahora corresponderá al Poder Ejecutivo promulgar la ley. "Esto no es una ley, es un engendro y un mamarracho (...) Esto es piedra libre para cualquier interpretación, para modificar algo que no se puede hacer si no es por las mayorías que establece la Constitución Nacional (...) Viola el sentido político del funcionamiento democrático. El proyecto viola el funcionamiento democrático que obliga a respetar al pueblo", agregó Larrañaga. "Se están llevando puesta la Constitución de la República", dijo. La senadora Daniela Payssé (FA - Asamblea Uruguay) criticó la oratoria del nacionalista: "No acepto que se diga que se está llevando por delante a la República", sostuvo.

Momentos después, Larrañaga le contestó: "Lo ratifico en forma absoluta, están atropellando la Constitución y al atropellarla están atropellando la República, el tema es que no lo entienden. La Constitución para algunos termina siendo un chicle que cuando les sirve lo estiran y cuando no les sirve lo escupen". Según consigna El País, el senador Charles Carrera (FA - MPP) dijo que "aquí no hay ningún atropello a la constitución" y que "es terrible escuchar los planteos reaccionarios y xenófobos que proponen borrar del padrón a los que residen en el exterior".

Constanza Moreira recordó que se trata del noveno proyecto similar que se presenta desde el regreso de la democracia. "Este proyecto no habilita el voto en el exterior de los uruguayos, sino que lo que crea es una comisión en la cual están incluidos los representantes de todos los partidos, más la Corte Electoral, más la Cancillería, a los efectos de habilitar la mejor salida jurídica a esta restricción de los derechos fundamentales de los ciudadanos que viven en el exterior", indicó. De todos modos, afirmó que "el proyecto es muy claro respecto a la necesidad que tiene este país de darle una salida a un problema que afecta al 16% de los uruguayos". "Hay una discusión sobre si los uruguayos que viven en el exterior tienen derecho a votar. Señores: está discusión está fuera de la Constitución y de las prácticas del Uruguay, porque los uruguayos no pierden el derecho al voto por estar en el exterior", agregó.

"La inmensa mayoría de las democracias en el mundo tienen garantizado el voto en el exterior. Hay 111 países que lo sancionaron entre los '80 y los '90, en Latinoamérica el último rezagado era Chile y lo aprobó recientemente, el único que queda es Uruguay", explicó Moreira. "Esto no tiene nada que ver con la ideología, tiene que ver con la expansión de los derechos", destacó Moreira. Por otra parte, el senador Pablo Mieres (PI) estuvo de acuerdo tanto con Larrañaga como con Bordaberry al expresar que aquellos que quieren que se apruebe el voto en el exterior "están dando un paso que es absolutamente inconstitucional".

LASCIA UN COMMENTO

Inserisci il tuo commento
Inserisci qui il tuo nome