La Reserva Ecológica Costanera Sur, una extensa área protegida de 350 hectáreas que abarca tres ecorregiones -Pastizal, Espinal y Delta e Islas del Paraná- dentro mismo de la Ciudad de Buenos Aires, inaugura hoy un nuevo Centro de Interpretación que consolida su papel como principal reserva urbana de América Latina. Ahora bien diferenciada como área protegida propiamente dicha, parte de un corredor que sale de la capital argentina y llega hasta el Parque Nacional Ciervo de los Pantanos (ubicado 70 kilómetros al norte), Costanera Sur consolida así su rol como una de las reservas urbanas más importantes de América Latina.

En este espacio único, desde cuyos miradores se observan a la vez los humedales que forman parte de la Convención Ramsar y las torres del barrio porteño de Puerto Madero, se divisaron en los últimos años más de 350 especies de aves, que conforman un tercio de la totalidad que se pueden ver en la Argentina. El nuevo Centro de Visitantes constituye la primera aproximación ideal para comprender los ecosistemas que se verán a continuación, recorriendo a pie o en bicicleta los seis senderos interpretativos que abarcan en total diez kilómetros de naturaleza pura, entre lagunas, pastizales y áreas de selva en galería. "El lugar estratégico es el Sendero de los Coipos (una suerte de nutria sudamericana, NDR), que pasa por las tres lagunas de la reserva y por lo tanto concentra gran cantidad de fauna, especialmente aves", explicó a ANSA el avistador de aves Simón Tagtachian, durante un recorrido por la reserva.

De hecho, recordó la bióloga Milena De Benito, del área de Conservación y Manejo de Recursos Naturales, la reserva Costanera Sur fue declarada, además de sitio Ramsar, Area de Importancia para la Conservación de las Aves (AICA). El nuevo Centro de Interpretación, acompañado de cartelería asociada a los Parques Nacionales, de la edición de una guía turística y de una guía de avistaje para aficionados, "recuerda a los visitantes que no estamos en una plaza, sino que es el espacio con mayor biodiversidad de la ciudad", agregó. Guadalupe Guerrero, subgerente de Calidad e Innovación del Ente de Turismo de Buenos Aires, destacó la generación de nuevos contenidos, ya que hasta ahora "al buscar información sobre la Reserva en Internet solían aparecer datos antiguos sobre los incendios sufridos con frecuencia en años anteriores, pero no por ejemplo que aquí se pueden ver el 30% de las especies de aves del país".

Trabajaron en el proyecto el ministerio de Ambiente, el Ente de Turismo de Buenos Aires y la Reserva Ecológica, junto al área de Ciencia y Tecnología de la ciudad. Cada año, un millón de personas -sobre todo practicantes de senderismo, runners y avistadores de aves- recorren Costanera Sur, entre ellos numerosos extranjeros atraídos por un espacio único que revela cómo la naturaleza volvió a apropiarse de las áreas que le pertenecían antes de la fundación de Buenos Aires. Jefes de Estado y figuras populares como Paul McCartney, que la recorrió en bicicleta durante una visita por Buenos Aires, también suelen acercarse a la Reserva atraídos por sus características únicas y sus numerosos animales. Así, después de haberlos vistos en réplicas realistas hechas a mano en el Centro de Interpretación, es posible cruzarse con lagartos overos, chajás, cisnes de cuello negro, garzas, hocós colorados, tortugas de agua y muchos otros animales que habitan las ecorregiones aquí representadas. A lo largo del recorrido, varios miradores permiten además divisar las lagunas, algunas íntegramente cubiertas de plantas acuáticas, donde nadan especies endémicas de esta parte de Sudamérica, rodeadas de vegetación autóctona con algún cruce exótico heredado de la cercanía con la ciudad. El 90% de la superficie de la Reserva está cubierta de vegetación y en total alberga más de 2000 especies de flora y fauna: un paraíso natural que contribuye a posicionar a la Argentina en el "top ten" de los destinos de avistaje de aves en el mundo.

LASCIA UN COMMENTO

Inserisci il tuo commento
Inserisci qui il tuo nome