Una nueva mirada sobre la legendaria Pompeya, la ciudad sepultada por la lava del Vesubio, emerge con la famosa colección de objetos cotidianos de las ciudades vesubianas, que reabre sus puertas en el Museo Arqueológico de Nápoles. La muestra emerge después de un trabajoso y nuevo diseño que llevó dos meses de labores. Entre las “joyas” arqueológicas que se exponen hay un plato espléndido en vidrio camafeo blanco y azul de la casa del Poeta Trágico de Pompeya, nunca antes expuesto al público, junto con otros preciosos hallazgos de los depósitos.

Las cinco habitaciones de la muestra albergarán desde el miércoles próximo más de quinientas piezas que datan de el final del siglo 1 antes de Cristo y la erupción del volcán del 79 después de cristo, entre ellas instrumentos quirúrgicos, objetos del lararium (altar en las antiguas casas romanas), lámparas y elementos de decoración. También cerámica esmaltada, huesos y marfil, cerámica de bronce y plata de la casa de Menandro; e incluso muchos objetos increíbles de vidrio. “Hay más Pompeya desde hoy en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles (MANN), en la nueva sección dedicada a la vida cotidiana de las ciudades vesubianas, hallazgos increíbles que ahora tienen su lugar”, afirmó Paolo Giulierini, director del museo.

Y resalta el “extraordinario plato de vidrio camafeo blanco y azul, numerosos artículos preciosos de terracota que emergieron de nuestro inmenso depósito después de una reorganización histórica”. “Se trata de un trabajo que puede definirse casi como una excavación y como una investigación y al mismo tiempo, en paralelo a la del laboratorio de restauración interna. Más y más rica arqueológicamente hablando, esta es una colección única en el mundo, desde cerámica hasta plata, desde instrumentos quirúrgicos hasta instrumentos musicales”, se emociona Giulierini.

“Nos revela el gusto por la belleza y también las costumbres domésticas de las mujeres y hombres de hace dos mil años. La reorganización lograda con la pasión de nuestros arqueólogos acompañará con mayor claridad y sencillez la fascinación de los visitantes”, amplió. El camafeo patera de cristal, hasta ahora conservado en el depósitos del MANN, tenían un valor decorativo y mostraba la posición social y el prestigio del dueño, que lo ostentaba en su casa, por ejemplo. Se incluye también una exposición centrada en la religión doméstica, con nuevos núcleos de vajilla votiva (cerca de diez piezas de Pompeya), así como la selección de objetos de hueso y marfil.

Los diseños de los paneles están firmados por Silvia Pertile y el día de la reapertura el director Giulierini dialogará con el gerente general del parque Museo Arqueológico de Pompeya, Massimo Osanna, quien presentará su libro “Pompeya. Tiempo encontrado. Nuevos descubrimientos”. En tanto, mientras se trabaja también en la reorganización de la Sala de los Frescos, con una reapertura prevista para el 4 de marzo. El legendario pasado emerge en Nápoles y nos comunica muchas cosas.