(foto depositphotos)

MONTEVIDEO (Uypress) - La Federación Uruguaya de Magisterio manifestó, a través de un comunicado, que es "una irresponsabilidad" la decisión del gobierno de reanudar las clases en el medio rural a partir del 22 de abril, lo que refleja "claramente un desconocimiento de cómo funcionan" estos centros educativos. El comunicado, firmado por el Secretariado Ejecutivo de la FUM-TEP, afirma que recibieron "con desconcierto" la decisión del gobierno porque "implica flagrantes contradicciones e incoherencias con la campaña" que reclama que la gente permanezca en sus casas: "Se percibe claramente un descono cimiento por parte de las autoridades de gobierno de cómo funcionan las Escuelas en el medio Rural". El gremio entiende que pese a su "constante disposición al diálogo constructivo" ha sido privado "de la posibilidad de acercar un conocimiento vivencial", sobre esta decisión que "pone en riesgo a niñas, niños, docentes y funcionarios". Sostienen que "el inicio de clases en el medio rural es una decisión irresponsable por parte de las autoridades. Puesto que aún no se han realizado análisis científicos del comportamiento del virus, test masivos a la población, estudios de los casos asintomáticos, análisis de la curva de contagio, etc. Esto pone de manifiesto la falta de planificación y las improvisaciones que se están realizando con un tema de extrema delicadeza". Poner en marcha las escuelas rurales, excepto en Canelones, implica, según advierte el sindicato, la movilización de 13.000 alumnos y sus familias, además de 1.500 docentes y funcionarios, movilización que "muchas veces se da en transporte público". Finalmente, reclaman una revisión de esta medida