(foto depositphotos)

Al menos siete indígenas murieron, la mayoría en la región amazónica de Brasil, a raíz del coronavirus, dolencia que puede causar consecuencias “muy graves” si continúan las invasiones de grupos ilegales a las reservas, dijeron representantes de entidades vinculadas a los pueblos originarios.

Un vocero de la Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil (APIB) dijo a radio CBN que los muertos son siete y no tres como señaló el ministerio de Salud, la mayoría de ellos en los estados amazónicos de Amazonas y Roraima. La diferencia estriba en que el ministerio de Salud considera sólo a los fallecimientos ocurridos dentro de las aldeas, mientras la APIB contabiliza también a los que viven en las ciudades. Sobre una población total de cerca un millón de indígenas en todo Brasil, cerca de 400 mil residen en centros urbanos como Manaus, la capital de Amazonas, el estado más poblado de la Amazonia.

Por otra parte el Instituto Socio Ambiental (ISA) consignó que cuatro indígenas murieron en Amazonas donde se aguarda la instalación de un hospital de campaña sólo para miembros de los pueblos originarios. Thiago Moreira, investigador del ISA, dijo que las invasiones ilegales de aldeas por parte de explotadores de minerales y agricultores ” puede agravar la vulnerabilidad de los indígenas ante” el Covid-19. “Esto no es una gripecita, esto es altamente letal”, aseveró Sonia Guajajara, en alusión a la definición del coronavirus dada por el presidente Jair Bolsonaro.

“La mejor forma de prevenir el avance (virus) es mantener las comunidades aisladas y orientar a la gente para que no salga de allí , tenemos una historia de enfermedades contagiosas que nos diezmaron”, agregó Sonia Guajajara, coordinadora de la APIB.