Depositphotos

Los líderes de la Unión Europea debatirán sobre el comercio de vacunas contra el Covid-19, incluida la "renuncia al TRIPS", el acuerdo internacional para proteger la propiedad intelectual, en la cumbre informal que comenzará mañana en Oporto.

    Lo escribió hoy en Twitter el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y agregó que "la UE está plenamente comprometida con la eliminación de cualquier barrera que obstaculice la lucha global contra el Covid-19".
La decisión acompaña a la del presidente estadounidense, Joe Biden, quien anunció el miércoles que apoyará en la Organización Mundial del Comercio (OMC) la suspensión temporal de las patentes de las vacunas contra el coronavirus mientras dure la pandemia.
"Todos los países deben permitir las exportaciones y evitar interrumpir las cadenas de suministro. Debemos desarrollar la capacidad de producción global con el apoyo financiero de la UE para los socios en desarrollo", agregó Michel.
Por su parte, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, sostuvo hoy en su intervención en el estado de la Unión que "la UE está dispuesta a discutir cualquier propuesta que enfrenta la crisis del Covi-19 de manera eficaz y pragmática".
"Este es el motivo por el que estamos dispuestos a discutir que la propuesta de Estados Unidos para derogar la protección de la propiedad intelectual de las patentes para las vacunas puede ayudar a alcanzar ese objetivo", afirmó.
En tanto, el presidente del Parlamento europeo, David Sassoli, expresó hoy en Twitter que ese cuerpo "está dispuesto a discutir cualquier propuesta que ayude a acelerar el proceso de vacunación a nivel global".
Las expresiones en el mismo sentido no tardaron en llegar desde los países miembro de la UE.
"El anuncio de la administración Biden, favorable a la suspensión de las patentes, es una señal muy importante. Italia está dispuesta, que Europa no pierda esta ocasión y demuestre que es unida y valiente", exhortó hoy el ministro del Exterior italiano, Luigi Di Maio.
En el mismo sentido se expresó el presidente francés, Emmanuel Macron, quien se mostró "completamente favorable" a la revocación de las patentes de las vacunas.
"Debemos, evidentemente, hacer de esta vacuna un bien público mundial", sostuvo y señaló que las prioridades, a corto plazo, son "la donación de dosis" y "la producción en sociedad con los países más pobres" También Alemania se mostró "abierta" a la discusión sobre la liberación de patentes, dijo hoy el ministro del Exterior, Heiko Maas, durante una conferencia de prensa en Berlín junto a su par turco.
El ministro de Salud alemán, Jens Spahn, quiere liberar el suero de AstraZeneca en su país en breve, eliminando todos los criterios de prioridad para esta vacuna.
Spahn lo anunció el miércoles por la noche en un programa de televisión en la emisora WDR, donde dijo tener un plan para discutir hoy con los ministros de las distintas regiones del país.
Para Spahn debe comunicarse rápidamente a los médicos de familia y a los centros de vacunación que las prioridades ya no se aplicarán a la vacuna anglo-sueca, en el centro de tantas reservas en los últimos meses y ahora administrada a mayores de 60 años (para los más jóvenes todavía no se recomienda por casos posteriores de trombosis raras que ocurrieron en el pasado).
La liberalización ya tuvo lugar en algunas regiones, como Baviera y Berlín.
El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, también aplaudió el "apoyo sin precedentes de Estados Unidos" a la revocación de las protecciones de la propiedad intelectual para las vacunas anti Covid.
Esto "ofrece a los productores la oportunidad de compartir saber y tecnología, que permitirá la expansión de las vacunas producidas localmente y aumentar en modo significativo la provisión al Covax". "Debemos garantizar que los países dispongan de los materiales necesarios para producir las vacunas", agregó.
Por su parte, China pidió hoy a los países del G7 que abandonen el egoísmo y se concentren en "la equitativa distribución" de vacunas.
Al día siguiente de la reunión de ministros del Exterior del G7 que se desarrolló en Londres, el vocero del canciller chino, Wang Wenbin, afirmó que el grupo de los siete países más industrializados, entre los que están aquellos que sufrieron "los efectos más graves de la pandemia y con la tecnología médica más avanzada, debería concentrarse en la cooperación contra la pandemia y promover una equitativa distribución de las vacunas, en lugar de acumularlas y hacer solo una declaración indolora sobre la ayuda a los otros".