Depositphotos

por Stefano Casini

Ser parte de esos 160 millones de personas del planeta (seguramente muchas más) que se toparon directamente con el Covid-19 es, sin dudas, una experiencia interesante. A mis 67 años con algunas pequeñas morbilidades o "achaques de la edad" como hipertensión, algo de colesterol, una pequeña arritmia y algo más, cuando me enteré, el día 15 de abril, tomé enseguida las primeras precauciones.

Me desperté con fiebre el día 14 cuando hacía 3 días que no salía de mi casa, llamé a mi sociedad, le pedí un hisopado que me hicieron al dia siguiente y de tarde, la noticia: POSITIVO a Covid19.

El ser monitoreado por una buena sociedad es algo fundamental, sin dudas, pero también es muy importante ubicarse, no entrar en pánico, comunicar cualquier cambio en los síntomas y controlar todo lo que se tiene que controlar. En principio, el médico que me visitó me dijo que había que esperar si los síntomas genéricos del Covid aumentaban o disminuían.

Comenzó a faltarme el aire y no podía subir la escalera de mi casa. A los 4 días me vino a buscar una ambulancia y me llevó al Sanatorio. De allí 8 días internado, los primeros 3 con oxigeno, te duele todo el cuerpo pero, de a poco, se sale.

Luego el alta, régimen de semi descanso en casa, siempre monitoreado, 2 visitas de enfermeras para suministrar algún inyectable, un médico revisando una vez por día, fisioterapeuta pulmonar con algunos ejercicios y , muy lentamente, se vuelve a la normalidad, con suerte en unos cuantos meses. Hoy, caminar 2 cuadras, significa caminar 3 Kilómetros, mañana quizás 2 y pasado quizás 1!

Como experiencia ¿que te deja? Depende mucho de la formación de cada uno, de las experiencias de vida, de enfermedades contraídas previamente y muchas cosas más. Si tenemos un buen sistema inmunológico, probablemente, nada nos va a pasar o los síntomas serán leves. Para los que tienen muchas morbilidades se puede complicar, hasta la muerte como cualquier enfermedad letal, en un porcentaje que es la mitad que la gripe común.

Uruguay fue una de las últimas víctimas del Covid y nos tocó la peor parte. No pasamos esas oleadas fatales que pasaron muchos otros países, sin embargo hoy, cuando en Italia hay una tasa de contagio de 2.8%, acá tenemos el 25%. Una cepa mucho más contagiosa como la P1 de Manaus está haciendo estragos en América Latina y esa nos tocó a nosotros.

Por haber vivido esta experiencia, lo primero que se le ocurre preguntar a la gente es: ¿como te contagiaste? Desprolijo, a quien habrás besado.....etc.

Desde abril 2020 mi rutina fue la misma. Barbijo SIEMPRE, lavado de manos cada vez que entro o salgo de cualquier lugar, alcohol en gel en el bolsillo, en el auto y en cada lugar que visito. Nunca más cerca de 2 metros de una persona y cuando veo en una vereda 2 personas y no tengo suficiente espacio para rodearlos, cruzo la calle y vuelvo a la vereda original. Vivo solo, hasta febrero 2021 5 burbujas muy bien cuidadas y con 5 hisopados por posibles contactos, todos negativos. A partir de febrero una sola burbuja, mi hermana con mi cuñado los días sábados en el almuerzo.

Entonces ¿como me pude contagiar? Antes del test positivo había visitado 2 veces un super a más de 2 metros de cualquier persona. Lo único que se me ocurre es que tiene razón la OMS cuando, en uno de sus últimos comunicados, sostiene que el virus está en el aire también sin gente!