El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, cuestionó hoy la obligatoriedad de la vacunación contra el coronavirus así como la necesidad de realizar campañas de publicidad para que el público tome conciencia sobre la necesidad de inmunizarse y otras medidas sanitarias respecto de la pandemia.
El Imperial College de Londres informó que subió la tasa de contagios en Brasil.
” ¿Ahora (quieren que) la vacuna sea obligatoria en Brasil? (..) sin comentarios”, declaró el gobernante en la mañana de este martes en el Palacio de Alvorada, la residencia oficial de Brasilia.
Desde el inicio de la pandemia, a fines de febrero de 2020, Bolsonaro ha expresado su oposición a la vacunación obligatoria por entender que esta atenta contra la “libertad” y del derecho a “decidir” de cada ciudadano.
El propio Bolsonaro no se aplicó el inmunizante hasta el momento, pese a tener 66 años, edad que fue alcanzada por la campaña de vacunación en Brasilia.
Sus cuestionamientos al fármaco fueron reiterados en los últimos días por el gobernante de ultraderecha: la semana pasada dijo que la vacuna es “experimental” y su eficacia no está garantizada a diferencia de la hidroxicloroquina, comparó.
En Brasil, con 212 millones de habitantes, fueron aplicadas casi 80 millones de vacunas desde el comienzo de la campaña a mediados de enero pasado.
Bolsonaro al igual que su hijo, el diputado Eduardo Bolsonaro, llegaron a decir que la vacunación obligatoria es algo propio de “dictadores”.
Este martes Eduardo Bolsonaro afirmó que la vacunación obligatoria es algo tan autoritario como internar compulsivamente a los adictos en crack.
Hasta el lunes a la noche 55,7 millones de personas que recibieron el antídoto, de las cuales 23,7 millones se aplicaron las dos dosis, lo cual significa que el 11,21 % de la población ya está inmunizada.
En grandes capitales como Brasilia y Rio de Janeiro las autoridades sanitarias informaron de un importante número de personas que se colocaron la primera dosis, pero no se presentaron para recibir la segunda.
Especialistas señalan que esa actitud de parte del público responde a varias causas, como la falta de campañas de información para que se tome conciencia de que no basta con la aplicación de una sola dosis.
El diario Folha de San Pablo reveló, con base en informaciones oficiales, que el gobierno no utilizó 52 millones de reales (10 millones dólares) destinados al financiamiento de campañas sobre el Covid -19.
Según el diario el gobierno “desvió” ese dinero del Covid para propagandizar acciones del presidente Bolsonaro, que hoy se manifestó sobre el tema.
“El reportaje dice que ‘Bolsonaro desvía’ millones destinados a la propaganda del Covid. ¿Desvía?. Ahora resulta que destinar recursos de un lugar a otro lo llaman ‘desviar'”, criticó Bolsonaro.
Y reforzó, “¿alguien precisa ver más propaganda en la televisión sobre el Covid?”.
Luego de un pico de casos, que llegó a los 4 mil fallecimientos en algunos días de abril, la pandemia mermó de intensidad durante mayo, pero en las últimas semanas hubo una leve tendencia de alza con un promedio diario cercano a las 1.900 muertes, un piso considerado alto por los especialistas.
El Imperial College de Londres informó este martes que la tasa de contagios del coronavirus en Brasil subió el índice RT de 0,99 a 1,07.
La semana pasada, con RT 0,99, de cada 100 brasileños infectados, se contagiaban otros 99.
En cambio con este nuevo RT de 1,07, cada 100 infectados la dolencia se transmite a otras 107 personas, tendencia de crecimiento de la pandemia.
El RT divulgado hoy, de 1,07, tiene un margen de oscilación que va de 1.02 a 1,28.
Hasta el lunes a la noche Brasil sumó 488.400 mil fallecimientos y 17,4 millones de contaminados desde el inicio de la pandemia.
Centros de investigación brasileños, como el Instituto Fiocruz, advirtió sobre la tendencia al aumento de los contagios así como las muertes, ante la eventual llegada de una tercera ola.
Por su parte el informe del Imperial College proyectó que esta semana Brasil puede computar 14.300 víctimas contra las 13.393 contabilizadas la semana pasada.