Depositphotos

por ESTEBAN VALENTI

En realidad fueron algo más de 6 horas y todo el planeta se quedó sin todas las redes de la misma empresa: Facebook, Instagram y WhatsApp, sumadas son por lejos las redes más utilizadas en Internet y por lo tanto afectaron a miles de millones de usuarios. Las empresas telefónicas estuvieron de fiesta, aumentaron sideralmente durante este agujero negro su facturación en la telefonía celular y con los SMS. Muchos usuarios se incorporaron Telegram y buscaron otras soluciones alternativas. Pero nada es igual. Las acciones de Facebook, una de las mayores empresas del mundo por su valor y el número de sus usuarios, sufrieron bajas de más del 5% en Wall Street. Mark Zuckerberg perdió 7.000 millones de dólares. Enternece y conmueve... "Somos conscientes de que algunas personas tienen problemas para acceder a nuestras aplicaciones y productos. Estamos trabajando para que todo vuelva a la normalidad lo antes posible y pedimos disculpas por cualquier inconveniente", dijo la empresa estadounidense. Facebook no comunicó la posible causa de la interrupción, pero expertos en seguridad cibernética dijeron haber encontrado señales de interrupción en las rutas que conectan a las personas con la red social. Todas las páginas web están en una especie de directorio, que se llama DNS (sistema de nombres de dominio), pero lo que no se sabe aún es por qué de ese listado desapareció Facebook. Lo que parece haber pasado es que hubo unas actualizaciones en el protocolo de puerta de enlace de Facebook que les impide a los miles de millones de usuarios llegar al DNS de sus servicios. El protocolo autónomo del mismo Facebook que da acceso a todos los servidores de la red social se habría configurado y/o enrutado mal. El CTO (Director Técnico) de Facebook, CloudFlare explicó, además, que su empresa corre un solucionador de DNS gratuito y mucha gente lo utiliza. Como Facebook y sus servicios están caídos y muchos usuarios reintentan ingresar a las plataformas, el software también reintenta dirigirlos a Facebook. "Entonces, nos golpea una enorme avalancha de tráfico de DNS que solicita entrar a Facebook". El balance que cada uno de nosotros debería realizar, y que los analistas especializados deberían estudiar, es el impacto en nuestras vidas personales por el parate de las redes sociales, en nuestras relaciones personales, en las empresas y el comercio, en nuestros trabajos, en las comunicaciones gratuitas de telefonía nacional y mundial y de mensajería con el mismo alcance. Lo cierto es que algunos buscaron soluciones en otras aplicaciones, otros re currieron al correo electrónico y a la telefonía celular tradicional, pero la paralización tuvo un efecto en la sensación de fragilidad de miles de millones de personas que utilizan con gran intensidad y todos los días las tres redes. Lo que es seguro es que por más de seis horas además de nuestro uso activo de las redes sociales, no recibimos millones de avisos publicitarios "ad hominem" producidos y enviados especialmente a cada uno de nosotros de acuerdo a nuestro perfil, a nuestros gustos, a la imagen que de nosotros tiene la empresa dueña de las redes y que se los vende en grandes paquetes a las agencias especializadas de publicidad. Nos ahorramos por un cuarto de día de esa gigantesca inmersión en el mundo del consumo y no produjimos nuevos datos para identificarnos y vendernos empaquetados. Se cayó Facebook, esa red que está en conflicto con medio mundo, por el uso indiscriminado de los datos, porque baja o sube arbitrariamente sus servicios a pequeños, medianos o grandes medios de información y comunicación. A nosotros nos tiene hace meses en la trituradora. Nunca sabremos porqué. Imaginemos por un instante que sucedería si se cayera Internet a nivel global. Se paralizaría el mundo. ¿Es posible? Interrogados los mayores especialistas dirán que no es posible, que existen tantas redes de conexión superpuestas que blindan la red de redes. Lo cierto es que la mayor de las empresas dueña, explotadora de las redes sociales se cayó durante muchas horas y perdió miles de millones de dólares y dejó la sensación de que puede volver a suceder. Una versión que circula ampliamente es que los tres "genios" de la ingeniería electrónica y de redes que fueron enviados de inmediato a las instalaciones super blindadas donde se aloja el hardware, es decir las máquinas que hacen funcionar las redes, no pudieron entrar por fallas en el sistema de tarjetas magnéticas que operaban el sistema de seguridad y en definitiva las puertas...Y la información viene de fuentes serias. Los ingenieros debían resetear todo el sistema para que volviera a funcionar. Es la vieja imagen de una gigantesca computadora paralizada y un pequeño hombrecito que tiene en sus manos el enchufe desconectado de la red eléctrica y se burla del monstruo cibernético. Al final, todos terminamos dependiendo de un enchufe