El presidente de Chile, Gabriel Boric, elogió la labor de la convención constitucional al cumplir en el plazo de un año el mandato de entregar una propuesta de nueva Carta Magna aprobada bajo el quórum de dos tercios.
Tras recibir el texto, el mandatario recordó al expresidente demócrata-cristiano Eduardo Frei Montalva, quien bajo dictadura y en medio de la campaña por el Plebiscito constitucional de 1980, llamaba a una Asamblea Constitucional para escribir una Carta de manera democrática y no reducida a una Comisión de siete expertos designados por los militares.
“Hoy es un día que, sin lugar a dudas, quedará en los anales de nuestra patria. Lo han sacado adelante pese a todas las dificultades, aprobándola por más de dos tercios de los convencionales. Sé que todo Chile está consciente de que no ha sido fácil, porque la democracia no es fácil”, subrayó el gobernante.
Apuntó que “este proyecto de Constitución y el Plebiscito que se desarrollará en septiembre, no es ni debe ser un juicio al Gobierno. Es el debate sobre el futuro y destino de Chile para las próximas cuatro, cinco décadas; por lo tanto, como Presidente de la República, los invito a que debatamos con esa altura de miras”.
Mencionó los orígenes de este proceso surgido tras el acuerdo político del 15 de noviembre de 2019 en medio del estallido social. En ese sentido, subrayó que en ese momento, “los chilenos y chilenas optamos por más democracia, y no por menos. Y el texto que hoy le entregan a Chile es el fruto de esa convicción profunda que marca el talante de la República”.
Según el Jefe de estado, “hoy empezamos una nueva etapa. Se trata de ahora de leer, estudiar y debatir la propuesta constitucional, y como Presidente de la República, tengo el deber de que cada uno de los ciudadanos del país podrá tomar una decisión libre y plenamente informada”.
La presidenta de la Convención Constitucional, María Elisa Quinteros, dio término la sesion declarando la disolucion del órgano institucional.