(foto depositphotos)

Un inédito movimiento legislativo de alcance federal está recorriendo Argentina de norte a sur y de este a oeste, pese a los momentos críticos de la pandemia de Covid-19, en busca de que en los 24 estados se celebre por siempre el Día del Inmigrante Italiano el 3 de junio. El gestor del movimiento es Esteban Garrido, diputado de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires por Vamos Juntos, la alianza que gobierna en la capital argentina, que es opositora al gobierno nacional de Alberto Fernández (peronista de centro izquierda) La elección del 3 de junio de cada año como Día del Inmigrante Italiano en la ley nacional (sancionada y promulgada en 1995), es en homenaje a la fecha de nacimiento en 1770 de Manuel Belgrano, prócer argentino de la independencia, creador de la bandera, que tenía ancestros italianos. “Teniendo ese marco nacional, me pareció una buena oportunidad para realizar un trabajo federal y transversal con distintos colegas de distintos distritos. Asimismo, dada la representatividad de la comunidad italiana en todo el país, es un reconocimiento que excedía el ámbito de mi competencia en Buenos Aires”, explicó Garrido a ANSA. “Es un modo de agradecimiento a la comunidad italiana y también a Belgrano. Y ambas cuestiones requieren una mirada que vaya más allá de lo partidario. La inmigración italiana ha dejado una huella indeleble en la cultura de nuestro país, nadie duda de eso y la ley encuentra amplia adhesión”, resaltó el legislador. “Los lazos históricos entre Italia y Argentina se remontan a la primera fundación de Buenos Aires (1536, NDR), cuando el colonizador Pedro de Mendoza, atribuyó ‘el milagro de llegar a buen puerto a la Virgen Santa María del Buon Aria y bautizó la ciudad con su nombre en español: Buenos Aires”, evocó Garrido. “Desde el siglo XVII pequeños grupos de italianos comenzaron a emigrar al país. Pero la ola fuerte ocurrió entre 1880 y 1920. Junto a la española, fue la más numerosa e importante, y ambas son pilar fundamental para comprender nuestra historia”, amplió el legislador en diálogo con ANSA. Para Garrido, la influencia italiana en la cultura argentina “es innegable” y resaltó que “ese legado se manifiesta tanto en el lenguaje, como en las costumbres, la gastronomía y la música”. “También lo ha hecho en el arte, la arquitectura y el urbanismo y solo por tomar un ejemplo de ello, podemos mencionar a los arquitectos italianos Francesco Tamburini y Vittorio Meano, quienes dejaron su impronta en el diseño de varios de nuestros edificios públicos, entre ellos, la Casa Rosada (sede del gobierno nacional, NDR) y el Congreso de la Nación”, describió Garrido. “Argentina es el país con mayor cantidad de personas con nacionalidad italiana, fuera de Italia. Sus costumbres y su forma de ser se han mezclado con las nuestras, convirtiéndose en parte de nuestra idiosincrasia”, remarcó Garrido. Algunas provincias argentinas tienen la norma ya en tratamiento en comisión, otras la mantienen en fila para ser tratadas en el recinto próximamente, aunque en medio de una actividad parlamentaria en todo el país, realizada a través de conferencias online a raíz del Covid-19. “En Santa Fe (centro del país, NDR) hay una gran huella italiana, que está presente en la vida cotidiana, en las heladerías, en las panaderías, en la gastronomía. La herencia migratoria es innegable y la adhesión a la ley honra esa realidad”, dijo la legisladora de ese estado argentino Ana Martínez a ANSA, convencida de que antes de fin de año estará resuelto el trámite. Este año, el Monumento a la Bandera en Rosario, provincia de Santa Fe, donde Belgrano izó por primera vez el pabellón nacional se iluminó de rojo, verde y blanco el tres de junio en homenaje a la influencia italiana, lo mismo ocurrió con el Obelisco, emblema de la ciudad de Buenos Aires. Manuel Troncoso, un legislador de Entre Ríos (este), también impulsa en su tierra la idea motorizada por Garrido y sostiene que si bien esta movida la ha disparado Juntos por el Cambio, el partido del ex presidente Mauricio Macri, “excede el marco partidario y cuenta con respaldo de todos los bloques”. Esta semana, incluso, la legislatura de Chubut (extremo sur de Argentina) ya la aprobó y la convirtió en ley provincial. “Poco a poco irá pasando eso y el 3 de junio del año próximo podremos celebrarlo a escala federal, es lo menos que podemos hacer por el aporte italiano”, completó Garrido.