El Covid-19 no impide el placer de celebrar y degustar uno de los símbolos del "Made in Italy" aunque más no sea con una pizza "casera", horneada y degustada en el hogar.

Debido a las restricciones y bloqueos de la emergencia sanitaria, especialmente por los encierros y limitaciones de áreas rojas y naranjas en Italia, desparramadas en vastas extensiones territoriales ante el aumento de los contagios, el Día de la Pizza será obligatoriamente festejarlo puertas adentro.

Es claro que todos los italianos están listos y preparados para la fiesta de carácter internacional establecida para el domingo 17 de enero. Una jornada para celebrar uno de los platos más famosos de cocina tradicional tricolor.

Es que el encanto y la magia de la pizza, a pesar de la fase delicada y el momento que no es color de rosa para la economía nacional ni internacional, no muestra cambios a los ojos de la mayoría. Habrá pizza sobre la mesa.

La pizza es siempre un éxito y también suma un fuerte reconocimiento de la UNESCO al arte del sector pizzero napolitano, que según los registros en el período anterior a la pandemia, tenía capacidad para producir alrededor de ocho millones de pizzas al día, casi tres mil millones en un año para una facturación de 15 mil millones de euros y un movimiento económico de más de 30 mil millones, según encuestas y estudios del CNA, el ente agroalimentario italiano.

Los gustos y preferencias, según la Confederación Italiana de Artesanías y Pequeñas y Mediana Empresas medianas, en cambio, van en la dirección de la ronda tradicional y de la elaborada a la leña en el horno de piedra. Así los gustos tradicionales se imponen sobre los gourmets con preferencias por la pizza marinara, margherita, napolitana o capricciosa.

Se ha registrado en el último período también una tendencia creciente para la pizza hecha en casa, según el análisis de Galbani Santa Lucia. De ese informe gastronómico surge que el promedio de pizzas cocinadas en los hogares italianos pasó de 1,9 pizzas al mes en 2019 a 2,9 en promedio en 2020.

Dos de cada tres italianos la prepararon al menos dos veces al mes, en promedio, es decir una vez más que en el año previo. El interés por este plato don levadura es también atestiguado por el mundo de la comida a domicilio con un estudio de la consultora Deliveroo, que da fe de que ese escenario lo domina la pizza Margherita, la comida más ordenada por los italianos en 2020.

El análisis muestra que los pedidos realizados fueron el equivalente a 20 campos de fútbol (unos 135.000 metros cuadrados) de pizzas margherita. Un modo particular de medirlo. Las ciudades italianas que más aman sobre todo pedir pizza en casa, según un recuento de la comida entregada, son Fossano (Cuneo, norte), seguidas por Enna y Asís (Perugia, centro).

Mientras tanto, durante el Día Mundial de la Pizza no se perderá la ocasión de compartir el momento de fiesta, aunque sea virtual, con la organización de shows en vivo por streaming, además de clases magistrales en todos los continentes y, desde luego, la presencia en esas citas del producto alimenticio más querido y conocido del mundo.

Además, se recordará también el reconocimiento de la UNESCO al arte de la elaboración pizzera napolitana, acuñada entre las herencias intangibles de la humanidad. Entre lo mucho previsto, está programado el "Vera Pizza Day", un evento organizado por la Asociación de la Verdadera Pizza Napolitana con la participación de 13 países a través de un enlace por Facebook de 24 horas.

Para celebrar y saborear una pizza, no habrá en la mayoría de los lugares de Italia y del mundo la posibilidad de hacerlo en una pizzería, restaurante o en lugares públicos, pero la pizza dirá presente en su día a pesar de la peste y tantos problemas.

LASCIA UN COMMENTO

Inserisci il tuo commento
Inserisci qui il tuo nome