Foto Depositphotos

Más allá de lo que cada uno de nosotros pueda pensar de un sistema político como el nicaraguense que, para muy pocos, puede ser considerado "Democracia Plena", la declaración del Embajador de Nicaragua ante la OEA Luis Alvarado, considerando nuestro país una dictadura, fue un cachetazo innecesario que, nuestro Embajador Washington Abdala, contestó con énfasis.

No podemos poner en dudas que, detrás de esta infeliz declaración del representante nicaraguense, hay alguna sugerencia que llega de Uruguay! El Sr. Alvarado citó la LUC! ¿Quien le contó que la actual oposición está haciendo una enorme campaña para derogar el 25% de los 500 artículos aprobados por la mayoría del Parlamento?

Creo firmemente que este lamentable hecho diplomático es una especie de declaración "old fashion" de muchos latinoamericanos que aún creen en las anacrónicas ideas de Fidel Castro, Chávez, Ortega, Evo o Maduro.

Vimos, con mucho pesar, que, en épocas muy recientes, hasta dirigentes del PIT-CNT abrazaron con simpatía y sonrisas plenas, las ideas de Nicolás Maduro. Vimos que, para que un país considerara una democracia a Venezuela o Cuba, tenía que haber fuertes intereses económicos con probadas ayudas financieras de campañas electorales o grandes deudas impagas para ver que, "si decimos que Maduro o Fidel son buenitos, capaz que nos pagan las deudas o nos ayudan un poco!!!"

¿Porqué será que, ultimamente, los "bloopers" políticos llegan siempre del mismo lado? Tenemos aún frescas las palabras del Presidente (o Vicepresidente) de Argentina que hicieron enojar a brasileños y mexicanos. Nadie podrá olvidar el "pajarito" de Maduro o el "Exprópiese" de Chavez o el "¿Porqué no te callas" del Rey de España, quedando la frase de Jorge Batlle "los argentinos son todos unos ladrones, del primero al último" casi como un elogio!!

Obviamente este entredicho diplomático entre Uruguay y Nicaragua quedará en el anecdotario político del siglo XXI como algo casi insignificante, pero no podemos dejarlo pasar, como no lo hizo pasar el Embajador uruguayo Washington Abdala. Fue duro y diplomático, pero duro. Fue un "parate" debido.

STEFANO CASINI