epa08837428 General view of Americano beach in Fernando de Noronha, Brazil, 11 November 2020 (issued 23 November 2020). Fernando de Noronha resists the proposal of the president of Brazil Jair Bolsonaro to open this archipelago to mass tourism and clings to environmental conservation to preserve this set of Brazilian islands declared Natural Heritage of Humanity. With lush vegetation, rock formations and beaches with crystal clear waters with colorful fish, sea turtles or rays, Noronha has entered the sights of Bolsonaro, who has expressed his desire that the cruise ships now return to this volcanic archipelago located in Pernambuco (northeast). The reopening of the archipelago for cruises of up to 600 passengers, banned since 2012, has been harshly criticized by biologists and specialists in marine fauna and flora, but also by the inhabitants of the islands, despite being another source of income. EPA/WALDHEIM MONTOYA

La gobernación del estado de Pernambuco y entidades defensoras del medio ambiente interpusieron acciones ante la Justicia para impedir la licitación de pozos de petróleo en una cuenca próxima al Parque Nacional Marítimo de Fernando de Noronha, en la región nordeste.
El Instituto Internacional Arayara, una de las entidades que llevó el caso a la Justicia, alega que el concurso internacional por se realizará este jueves sin el certificado de las Evaluaciones Ambientales de Areas Sedimentarias.
El archipiélago de Fernando de Noronha, en el litoral de Pernambuco, es una de las regiones más importantes del sistema ecológico de arrecifes marítimos brasileños.
El partido Red de Sustentabilidad, de la líder ambientalista Marina Silva, también promovió una acción ante los estrados para suspender la licitación organizada por la Agencia Nacional de Petróleo (ANP).
Los ambientalistas consideran que la explotación petrolera puede amenazar el “santuario” ecológico formado por los archipiélagos del Parque Nacional Marino de Fernando de Noronha y la Reserva Biológica do Atol das Rocas.
Organizaciones defensoras del medio ambiente convocaron a una protesta para este jueves en Rio de Janeiro.
Por su parte la ANP y el Ministerio de Minas y Energía consideran que la falta de un certificado ambiental previa no es imprescindible y que este podrá ser emitido después del remate de 92 bloques de petróleo y gas esparcidos en cuatro cuencas del litoral atlántico. Esta será la más importante oferta de pozos de petróleo y gas realizada por el gobierno brasileño desde 2019.