Pese a reconocer los “progresos” de Rusia en el último período, el Congreso Mundial de World Athletics (ex IAAF), revalidó la suspensión aplicada al país en noviembre de 2015 por instituir un sistema de doping de Estado.
El organismo de la entidad presidida por el británico Sebastian Coe decidió en una videoconferencia seguir la recomendación de la fuerza de tareas creada para evaluar el desempeño de Rusia en la pelea contra el doping.
“La Federación Rusa (Rusaf) concretó progresos continuos para cumplir las condiciones exigidas para su reincorporación”, declaró el titular de la fuerza de tareas, Rune Andersen.
“Las bases están garantizadas, y también se dieron pasos adelante en indicadores definidos en el ‘Plan de reinserción'”, agregó.
“Estos cambios reflejan una nueva cultura en la Rusaf, pero también hay quienes no la aceptaron y aún ejercen influencia en el ambiente”, aclaró Andersen.
En tal sentido, Andersen refirió la existencia de dudas que instaron a rechazar la anulación de la suspensión, incluyendo el “status de la Agencia Antidoping Rusa (Rusada), que sigue siendo otra área de preocupación”.
Pese a la confirmación de la suspensión, los atletas rusos podrán seguir compitiendo con la bandera neutral, tal como ocurrió en Tokio 2020.