A person walks past a glob at the World Leaders' Summit of the COP26 UN Climate Change Conference in Glasgow on November 2, 2021. - COP26, running from October 31 to November 12 in Glasgow will be the biggest climate conference since the 2015 Paris summit and is seen as crucial in setting worldwide emission targets to slow global warming, as well as firming up other key commitments (Photo by ALAIN JOCARD / AFP)

El calentamiento global afecta a todo el planeta, pero en México la situación se ubica por encima del promedio del resto de las naciones, por lo que los especialistas alertaron sobre la necesidad de acelerar los programas para amortiguar esta peligrosa tendencia.

A nivel internacional, las temperaturas aumentaron en 2021 entre 1,1 y 1,2 grados, respecto al promedio preindustrial, pero en México tuvo un incremento de 1,31 grados centígrados, pero en 2020 el aumento llegó a 1,6 grados.

“Nuestro país se calienta más rápido que el promedio global”, advirtió Francisco Estrada, coordinador del Programa de Investigación en Cambio Climático de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Entre 1975 y la fecha, México se ha calentado alrededor de 0,3 grados por década, lo que fue calificado por Estrada como “una barbaridad”.

“Es muy alto en comparación con otras regiones del planeta”, indicó el especialista, quien dijo que 8 de los 10 años más calurosos de los que se tiene registro en el país ocurrieron en la última década y sólo el año pasado fue el más caluroso, con 1,6 grados respecto al período preindustrial.

El aumento de las temperaturas es mucho mayor en la zona norte, tradicionalmente árida y poco apta para la agricultura y el sureste, el más pobre pero generalmente fértil.

Según los sombríos pronósticos de Estrada, a más tardar en 5 años México registrará incrementos de 1,5 grados por encima del promedio preindustrial, lo que significa que ingresará en un “umbral de riesgo” y para el 2040 rebasaría los 2 grados.

El impacto de este aumento desmesurado ya comienza a ocurrir, pero los desafíos serían “enormes” si el país no está a la altura de las circunstancias y actúa con firmeza.

Estrada calcula que, en las tres grandes metrópolis mexicanas, la capital, Guadalajara (occidente) y Monterrey (norte), las pérdidas por el cambio del clima podrían rebasar los 1.000 millones de dólares durante esta década.

El efecto a largo plazo, sin embargo, sería todavía mayor por cuanto se perderían entre el 50% y hasta 4,5 veces el producto actual de México durante este siglo, sobre todo en el ámbito de la agricultura, que es el sector más vulnerable a este proceso.

Algunos cultivos registrarían pérdidas de entre 5 y 20% en las siguientes dos décadas y sobre el caso del maíz, el alimento tradicional y la base de la dieta nacional, perdería entre 30 y 40% en rendimientos, de acuerdo con los cálculos del investigador.

Las inundaciones fluviales podrían aumentar su costo actual de 7.000 millones de dólares al año a 116.000 millones en 2080, lo que representa un aumento de 17 veces.

El Reporte Anual del Clima 2020 de la gubernamental Comisión Nacional del Agua (Conagua) difundido hace un año ya había activado las alarmas sobre el tema, al advertir que “la temperatura promedio está aumentando más rápido” en México que el resto del mundo a raíz del cambio climático.

“Con 1,4 grados centígrados por encima de la media global, México se posiciona como el país que más gravemente está siendo impactado por la alza en temperaturas del mundo”, se lee en ese reporte.

“El calentamiento global antropogénico está afectando el volumen de lluvias en distintas regiones de la República”, indicó el documento, luego de hacer notar que 2020 fue el segundo año más caluroso jamás registrado en la historia de México. En agosto pasado, el Reporte del Estado del Clima en América Latina y El Caribe 2020 de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) coincidió con este pronóstico dramático.

La investigación señala que América Latina y el Caribe es una de las regiones del mundo más afectadas por el Cambio Climático y los fenómenos meteorológicos externos que están causando graves daños a la salud, a la vida, a la comida, al agua, a la energía y al desarrollo socioeconómico de la región.

El reporte señala que los eventos relacionados con el clima y sus impactos cobraron más de 312.000 vidas en América Latina y el Caribe y afectaron a más de 277 millones de personas entre 1998 y 2020.