Depositphotos

OTHER NEWS (Por Fabio Pipinato* – Agencia de Noticias Opinión) – Intentemos acercarnos de forma científica y estadística a los dos países en conflicto en Europa para conocerlos un poco mejor.

Nos ayudaremos de las clasificaciones elaboradas por diversas fuentes (agencias de la ONU, publicaciones periódicas, foros). También intentaremos incluir datos de Italia para mostrar nuestra posición en relación con los países en guerra.

Comencemos con el GPI – Global Peace Index (Índice de Paz Global) que se elabora anualmente con más de 22 indicadores diferentes (conflictos, armas, feminicidios, homicidios, etc…) y que es desarrollado por el Institute for Economics and Peace (IEP) con sede en Sidney, Australia. Es un intento de clasificar a los Estados según los factores que determinan su estado de paz. En la elaboración de este índice colaboran premios Nobel de la Paz como Muhammad Yunus, al que tuve el honor de invitar a Italia cuando aún no era Premio Nobel de la Paz y al que tendremos la suerte de volver a encontrar en el próximo festival de economía. El IPG fotografía a 163 estados de un total de 192 y sitúa a Rusia en el puesto 154 y, por tanto, entre los 10 peores del mundo, y a Ucrania en el 150, cuando sólo quedan cuatro países. Italia ocupa el puesto 39.

Por otro lado, el índice DI – Democracia es calculado por el semanario The Economist y examina el estado de la democracia en 167 países de un total de 192. Así lo cuantifica el Índice de Democracia de la Unidad de Inteligencia de The Economist, que se centra en cinco categorías generales: proceso electoral y pluralismo, libertades civiles, función del gobierno, participación política y cultura política. Según la encuesta de 2021, Noruega es el país con la puntuación más alta, con un 9,75 en una escala de 0 a 10, mientras que Afganistán es el país con la puntuación más baja, con un 0,32. Italia ocupa el puesto 31 con una puntuación de 7,68, lo que la convierte en un país con una democracia imperfecta. Rusia se clasifica como «régimen autoritario» en el puesto 124, mientras que Ucrania se considera un «régimen híbrido» en el 86. La distancia entre los dos países es de 28, una cantidad enorme, especialmente entre vecinos con una historia compartida.

El Índice de Desarrollo Humano (IDH) es un índice comparativo del desarrollo de los países calculado por el PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Humano) teniendo en cuenta la esperanza de vida, la educación y la renta nacional bruta per cápita. Se ha convertido en una herramienta estándar para medir el bienestar de un país. Este índice divide el mundo en 4 categorías: IDH muy alto, alto, medio y bajo. Italia y Rusia pertenecen al primer grupo, ocupando los puestos 29 y 52 respectivamente, mientras que Ucrania está en el segundo grupo, ocupando el puesto 74 de 190 supervisados.

Reporteros sin Fronteras publica su clasificación anual, que tiene en cuenta no sólo el acoso sufrido por los periodistas, sino también el cierre de periódicos. En los últimos años, Italia ha caído hasta el puesto 41, prácticamente el último de Occidente, mientras que Ucrania ocupa el 96 y Rusia el 152 (entre los 30 primeros países del mundo). China, el nuevo gran aliado de Rusia después de los Juegos Olímpicos de Invierno, está sólo tres países por detrás, ocupando el cuarto lugar en cuanto a libertad de prensa en el mundo.

El Foro Económico Mundial (FEM) elabora el «Índice Global de la Brecha de Género» y, por tanto, la brecha de la igualdad de género. Para cada país, el índice establece un estándar para la brecha de género basado en criterios económicos, políticos, educativos y sanitarios. Sorprendentemente, encontramos a Ucrania en el puesto 57, a Italia en el 73 y a Rusia en el 78, lo que demuestra que no basta con proclamarse liberal si no se llevan a cabo reformas y políticas reales. El FEM también se encarga de elaborar un ranking favorable a las empresas y, por tanto, de evaluar qué países suministran constantemente electricidad, independientemente de las fuentes (gas, petróleo, hidroeléctricas o renovables). Y aquí encontramos a Italia en el puesto 35, a Rusia en el 59 y a Ucrania en el 85 de 137 supervisados. Por supuesto, se trata de datos anteriores a la guerra, ya que sabemos que muchas centrales eléctricas ucranianas están a punto de ser destruidas.

El índice de rendimiento medioambiental (IPM) es un índice de sostenibilidad medioambiental que cuantifica numéricamente el rendimiento medioambiental de un país. Está elaborada por Yale y la Universidad de Columbia para 180 países. El país más ecológico es Suiza, mientras que el menos «consciente del medio ambiente» es Burundi. El término «menos verde» no se aplica a Burundi, que se vuelve verde después de fuertes lluvias. Aquí, Italia ocupa afortunadamente el puesto 16, mientras que Rusia es el 52 y Ucrania el 108 de 180 países.

Ni que decir tiene que la paz eleva todos los índices en todos los países, mientras que la guerra los reduce. Según el profesor Della Sala, que intervino en el «Pensiero Riformista», los actuales agresores parten de la base de que no hay una subida de suma positiva (como teorizó Thatcher, describiendo la globalización como una marea alta que hace subir el yate y el bote al mismo tiempo) sino de suma cero (a la subida de un Estado le corresponde la caída de otro). Un supuesto teórico peligroso porque justifica la guerra como una guerra de supervivencia a costa de los demás.