Martín Guzmán, el ministro de Economía de Argentina que negoció la deuda millonaria con el FMI, renunció este sábado a su cargo como ministro de Economía, según un comunicado publicado esta tarde en su cuenta de la red social Twitter.
“Con la profunda convicción y la confianza en mi visión sobre cuál es el camino que debe seguir la Argentina, seguiré trabajando y actuando por una Patria más justa, libre y soberana”, dice el posteo que acompaña la carta.
Mientras la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner, realizaba un discurso en un acto público, en el que volvía fustigar conceptos del presidente, Alberto Fernández, Guzmán renunció al ministerio de Economía.
Se trata de todo un reflejo de las discrepancias que atraviesa el actual gobierno, con un desencuentro continuo entre el presidente y la vicepresidenta, quien gobernó al país en dos mandatos entre 2007 y 2015.
Guzmán era un funcionario cuya salida reclamaba con dureza el kirchnerismo, el ala dura del gobierno peronista (centro izquierda), que responde a Cristina Fernández.
En su extenso texto de renuncia, de siete carillas, Guzmán recuerda que “desde el día en que los argentinos y las argentinas percibimos que usted podía llegar a ser el Presidente de la Nación (en referencia a Alberto Fernández, NDR), busqué ser su ministro de Economía”.
Caracteriza aquel momento como “tiempos muy difíciles” en los que “sentía que mi responsabilidad con la Patria, con mi pueblo y con mi familia era aportar a la construcción de una salida a la crisis económica que vivía el país”, añadió.
Guzmán agradeció la confianza y la oportunidad en el cargo.
“Al asumir nuestro gobierno, Argentina se encontraba sumida en una profunda crisis económica, social y de deuda, y a ello se le agregó primero una pandemia global y luego la actual guerra en Ucrania, que han sido profundamente disruptivas del funcionamiento del sistema económico internacional”, apuntó.
“Ya en 2022, se llegó a un acuerdo con el FMI para poder refinanciar la deuda con el organismo tomada en 2018-2019. El acuerdo también tuvo características absolutamente excepcionales a la luz de la historia entre nuestra República y aquel organismo históricamente dominado por el poderoso establishment financiero internacional”, sostiene la misiva.
“Por la nueva legislación que nuestro propio gobierno había propuesto, por primera vez en la historia un acuerdo con el FMI tuvo que ser sometido a la consideración del Congreso de la Nación para su aprobación, que finalmente ocurrió con 80% de votos afirmativos. Más allá de las incertidumbres que generaron las divisiones en el Congreso, este proceso constituyó un paso histórico hacia adelante para nuestra República”, amplió el extenso mensaje de Guzmán.
El funcionario saliente hace un elogioso resumen de su gestión y carga contra la anterior administración, la del presidente Mauricio Macri (centro derecha) por la deuda contraída por el país.
“En el período 2016-19 creció la deuda pública denominada en moneda extranjera en 100 mil millones de dólares, lo que incluyó un endeudamiento de 44.500 millones de dólares con el FMI, monto récord en la historia del organismo”, subrayó, lo que Guzmán llama “endeudamientos tóxicos” y al del Fondo, “el más tóxico de todos”.