Depositphotos

El que es considerado por muchos como mejor futbolista de la historia falleció este jueves producto de un cáncer que lo mantenía internado en un hospital de Sao Paulo desde hace semanas.

La leyenda del fútbol mundial Edson Arantes do Nascimiento, Pelé falleció este jueves a la edad de 82 años producto de un cáncer que lo mantuvo en estado crítico durante las últimas semanas en el hospital Albert Einstein de Sao Paulo.

La información fue confirmada por diversos medios locales entre los que se cuentan la Agencia AP y Red O'Globo luego que el llamado rey del fútbol fuese ingresado a cuidados paliativos.

Durante sus últimos días, "O Rei" estuvo acompañado de su familia y amigos quienes aprovecharon despedirse de una figura que trascendió en vida el ámbito del deporte y que ha sido considerado como uno de los personajes más importantes del mundo durante el siglo XX.

El pequeño de Minas Gerais que conquistó el mundo

Pelé nació en Tres Corazones, Minas Gerais, en el año 1940 en el seno de una familia marcada por el esfuerzo y la pobreza. Su padre Joao Ramos do Nascimiento, Dondinho, fue un exjugador del Atlético Mineiro que vio truncada su carrera producto de una lesión a la rodilla.

Los problemas económicos que trajo para la familia esta situación, obligaron al pequeño Pelé a trabajar desde pequeño como lustrabotas pero su carrera como bolero tuvo una duración mas bien corta porque desde pequeño demostró unas capacidades excepcionales para el balompié que rápidamente lo llevaron a iniciar una carrera como futbolista profesional.

Fue el Santos de Brasil el equipo que supo ver las capacidades del joven Pelé ascendiendolo al primero equipo cuando "O Rei" tenía tan solo 16 años. Su debut fue un 7 de septiembre de 1956 en un partido amistoso ante el Corinthians de San André y como era de esperar su estreno en el fútbol grande fue con un gol.

De ahí en más solo vinieron éxitos para Pelé y su promisoria campaña en el Santos lo hizo merecedor de integrar el plantel de Brasil que participaría del Mundial de Suecia en 1958 con tan solo 17 años.

La leyenda de los tres campeonatos mundiales

Pelé vio como su padre Dondinho lloró, al igual que todo Brasil, con el "Maracanazo" de 1950. Aquél fatídico día para el pueblo brasileño donde vieron escapar la ilusión de ganar su primer campeonato mundial ante la Uruguay de Varela y Ghiggia.

Fue ese día que el pequeño Edson Arantes prometió ante su padre que le daría a Brasil su primera copa del mundo y fue así como Pelé cumplió. Con tan solo 17 años fue la figura de ese mundial en tierras escandinavas con actuaciones excepcionales en la semifinal ante Francia y posteriormente en la definición ante la local Suecia.

Para el Mundial de Chile 62 Pelé llegaba como una figura consolidada en el ámbito internacional. Santos era el mejor equipo del mundo y Pelé el líder de una generación de futbolistas brasileños que integraban nombres como Garrincha, Didí, Vavá o Djalma Santos.

 

Por lo mismo había muchas expectativas respecto de lo que podría hacer Pelé en nuestro país pero la rudeza del juego de los años sesenta impidieron que su luz brillara en canchas nacionales. Una lesión durante la primera fase lo marginó del campeonato y posibilitó que un desconocido Amarildo se transformara en figura de la "verdeamarelha".

Su revancha se esperaba para 1966 en Inglaterra pero nuevamente el juego rudo de los defensas europeos y la explosiva aparición de la "Pantera Negra" de Portugal, Eusebio, lo dejaron fuera rápidamente en primera fase.

Parecía que la historia de Pelé y los mundiales llegaba hasta ahí pero la insistencia de la dictadura brasileña de la época que requería de una victoria en el Mundial de México 70 lo empujaron a participar una vez más en las copas del mundo. En palabras del propio Pelé esa sería su última participación en esa instancia.

El resultado fue una de las mejores actuaciones individuales y colectivas que recuerda el fútbol mundial. Pelé encabezó una generación irrepetible con leyendas como Tostao, Jairzinho, Gérson y Carlos Alberto que conformaron el que para muchos es el mejor equipo que jamás ha participado en un Mundial.

Brasil y Pelé lograron un tricampeonato histórico y pese a que podría haber participado en un Mundial más, "O Rei" decidió despedirse en los más alto para luego seguir llevando su magia a los Estados Unidos donde jugó hasta su retiro en el Cosmos de Nueva York en 1977.

Pelé y su compleja relación con la política

Durante la década del 60 Pelé era una de las figuras más reconocidas a nivel mundial, por lo mismo, con la irrupción de la dictadura brasileña que sacó del poder al expresidente Joao Goulart, no fueron pocas las voces que pidieron que "O Rei" se pronunciara en contra de los abusos cometidos en contra de la población en esos años.

Pero Pelé optó por mantenerse al margen "no es mucho lo que hubiese podido hacer. Yo soy un jugador de fútbol y sentí que podría ayudar más jugando al fútbol", dijo en más de una ocasión para referirse a esta situación y por qué optó por mantenerse al margen de una postura más crítica en contra de la dictadura.

Dicha posición le valió muchas críticas en la época e incluso acusaciones de colaboración con la dictadura brasileña, aunque con el tiempo, incluso se han conocido presiones que recibió el 10 del Santos por parte del régimen.

Pese a estos cuestionamientos, la figura del Pelé sigue siendo venerada por prácticamente la totalidad del pueblo brasileño e incluso políticos de izquierda e intelectuales de ese país han reconocido que el futbolista representaba directamente al pueblo brasileño y no a algún régimen en específico.

Si bien no se han confirmado aun las actividades que el gobierno brasileño tiene pensado para despedir a "O Rei", si durante los días previos se estableció un plan que consiste en la realización de un velatorio íntimo para la familia y al cabo de unos días abrir la cancha del Santos donde se realizaría una despedida popular.

LASCIA UN COMMENTO

Inserisci il tuo commento
Inserisci qui il tuo nome