Depositphotos

Amnistía internacional junto a otras organizaciones cargó hoy con dureza contra las decisiones del G7 y subrayó que el respaldo dado por el bloque a los monopolios farmacéuticos pone en peligro millones de vidas en el mundo en el marco de la pandemia, pues los países pobres, al ritmo actual, podrán completar la inmunización total en 2078.

    “El interés egoísta de los países del G7 es el mayor obstáculo para poner fin a la pandemia de Covid-19”, sostuvo hoy un grupo de organizaciones internacionales de la sociedad civil, en un comunicado difundido en Buenos Aires y otras capitales latinoamericanas.
"Antes de la reunión del G7 que inicia mañana, la Alianza Vacuna para el Pueblo advirtió que será imposible cumplir las promesas de vacunar al mundo antes de 2022 si los gobiernos continúan bloqueando las propuestas de exención de patentes y de intercambio de tecnologías que permitirían salvar vidas", indica el texto.
La Alianza Vacuna para el Pueblo es una coalición de organizaciones entre las que figuran Amnistía Internacional, Health Justice Initiative, Oxfam, la campaña Stop AIDS y ONU-SIDA.
Esa alianza calculó que, si continúan las tendencias actuales, "los países más pobres del mundo no vacunarán a su población hasta 2078".
Frente a esta tendencia, los países del G7 "van camino de vacunar a la mayoría de sus habitantes antes de enero de 2022", indicó la alianza.
"Al finalizar mayo de 2021, el 42% de la población de los países del G7 había recibido al menos una dosis de la vacuna, frente a menos del 1% en los países de bajos ingresos. El 28% de las vacunas contra el Covid-19, entregadas antes del final de mayo, fueron hacia los países del G7, que representan sólo el 10% de las personas del mundo", subrayó el duro comunicado.
Y prosigue" Reino Unido había administrado casi el doble de inyecciones que todo el continente africano, a pesar de que su población es veinte veces más pequeña".
"El año pasado, Sudáfrica e India —invitados a la cumbre de esta semana en Reino Unido— propusieron la exención de las normas sobre propiedad intelectual para permitir que otros países fabriquen insumos de diagnóstico, tratamiento y vacunas contra el Covid-19. La propuesta cuenta con el apoyo de más de 100 Estados", resalta el grupo de entidades no gubernamentales.
Y resalta que "de las naciones del G7, sólo Estados Unidos respaldó expresamente la exención de las patentes para las vacunas", aunque no para los tratamientos ni las pruebas diagnósticas, mientras que Alemania y Reino Unido siguen oponiéndose fuertemente, al igual que la Unión Europea como bloque.
La alianza describe que "Canadá, Italia y Francia están indecisos" y que "Japón sostuvo que no se opondrá a las medidas si se llega a un acuerdo".
“El condado inglés de Cornualles, donde se celebra la cumbre del G7, administró más vacunas que 22 países juntos. Este es un ejemplo de que, al no luchar contra los monopolios farmacéuticos, se crearon diferencias enormes en el acceso a la vacuna. Este inadmisible fracaso del liderazgo global debe rectificarse inmediatamente”, afirmaron desde Amnistía Internacional.
“El camino que hemos tomado no beneficia a nadie. No hay modo de volver a la normalidad en ninguna parte si sólo está vacunada la población de un puñado de países", resalta el reporte entregado a los medios.
"El fin no estará cerca hasta que los países ricos dejen de acaparar vacunas, dejen de apoyar a los monopolios farmacéuticos y empiecen a hacer frente a sus obligaciones internacionales”, agrega.
La Alianza Vacuna para el Pueblo pide la exención inmediata de la propiedad intelectual, el intercambio de tecnología y la financiación de la fabricación mundial.
Los miembros de la Alianza realizaron un detallado análisis técnico que demuestra que se podrían producir 8.000 millones de dosis en un año por tan sólo 25.000 millones de dólares.