Depositphotos

El Frente de Resistencia Nacional de Afganistán lanzó un llamado a la comunidad internacional, la ONU y otras organizaciones regionales e internacionales, para frenar el genocidio cometido por los talibanes en el valle del Panshir. Luego definió como "ilegal" del gobierno interino.

La resistencia afirma que los talibanes siguen los ataques deliberados y a gran escala contra los civiles. Recurrieron a una "campaña continua de masacres de personas" en toda la provincia, después de que la resistencia les infligió duras pérdidas en varias partes de Panshir, se lee en un comunicado.

Entretanto Lolwah al-Khater, viceministra de Exteriores de Qatar, país que está en el centro de las negociaciones diplomáticas, afirmó que los talibanes están mostrando "pragmatismo" y que deben ser juzgados por sus acciones como "gobernantes de hecho" de Afganistán.

"Mostraron buena dosis de pragmatismo", dijo la viceministra en declaraciones a fuentes de prensa occidentales. "Estamos impulsando un reconocimiento diplomático del nuevo régimen" y "no dejaremos de negociar" si no mantienen sus promesas, agregó.