MONTEVIDEO (Uypress) – El presidente de la República, Luis Lacalle Pou, participó de la inauguración de la planta de productos nutricionales de Conaprole en Rodríguez, departamento de San José. Al arribar era esperado por trabajadores que le presentaron una carta con sus reclamos.

“Decir Conaprole es decir Uruguay”, expresó el presidente Lacalle Pou al participar de la inauguración de la planta de productos nutricionales de Conaprole.

En la ceremonia el mandatario fue acompañado por la vicepresidenta Beatriz Argimón, así como otras autoridades nacionales y departamentales.

También estuvieron el presidente del directorio de Conaprole, Álvaro Ambrois; el presidente electo, Gabriel Fernández, y el gerente general, Gabriel Valdés.

Lacalle Pou se refirió al avance de la tecnología que promueve la empresa en todo el proceso productivo de la actividad láctea: cría de ganado, trazabilidad, cadena de frío en predios de pequeños productores y mejora en las plantas. “Que Uruguay tenga una producción e industrialización de punta nos pone muy orgullosos”, manifestó.

Se refirió también a la apertura de nuevos mercados para colocar los productos en el extranjero con menos trabas arancelarias. “Es un día de confirmar que Uruguay juega en primera en cualquier lugar del mundo si se nos da la posibilidad”, concluyó.

Conaprole es la mayor empresa privada de Uruguay. El Complejo Industrial Villa Rodríguez, ubicado en el kilómetro 82 de ruta 45, en el departamento de San José, abarca una extensión de 1.400.000 metros cuadrados, de los que 103.000 están edificados. En la planta trabaja un equipo de 400 operarios y se elabora leche pasteurizada y ultrapasteurizada, quesos y productos nutricionales. La inversión total en los últimos cuatro años fue de 140 millones de dólares.

Reclamos de los trabajadores

Los trabajadores, agremiados en la Asociación de Obreros y Empleados de Conaprole y en la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea reclamaron por la pérdida del poder adquisitivo de los salarios, a pesar del crecimiento de la industria registrado en los últimos años.

Los trabajadores se concentraron en las afueras de la planta, y al arribar Lacalle este se acercó a ellos, que le manifestaron su gran enojo porque “no fueron informados” de la inauguración.

El dirigente sindical Luis Goichea entregó al presidente una carta con los principales reclamos del sector:  “Lo que refleja es nuestra visión con respecto a la política salarial del gobierno. Nosotros tuvimos una pérdida salarial durante el año pasado del orden del 5%, cuando es una industria que ha venido creciendo sistemáticamente y es claro que no habría problemas para poder mantener los salarios”, señaló.

“Creemos que salarialmente no tendría que haber afectado a las empresas y hoy lo estamos viviendo los trabajadores lácteos. Venimos reclamando hace tiempo la instalación nuevamente de la mesa sectorial de la industria láctea, donde podemos estar representando los trabajadores, porque se nos ha excluido y no tenemos voz y creemos que somos parte importante en lo que tiene que ver el proceso industrial de la empresa”, aseguró.

El presidente respondió que se acordaran de “los tamberos también”, que “ganan muy poco” y que muchos “se están cerrando y son los que tiran la teta a las vacas todos los días”.

“Muchos de los trabajadores somos familiares de los tamberos, conocemos la realidad, pero ahí hay un problema de lo que es el proyecto industrial en el país, o sea, la política a nivel del área primaria. Nosotros hemos planteado proyectos en 2016, 2017 y nunca hemos sido atendidos”, respondió Goichea.

Lacalle le comentó que desde la industria le informaron que había un ofrecimiento de un convenio a cuatro años para la recuperación salarial, a lo que el representante sindical respondió que no están de acuerdo con eso porque pretenden una “recuperación inmediata”. “Creemos que este año se tiene que dar la recuperación y que tiene que haber cláusulas de crecimiento porque en la medida que crezca se puede medir”, expresó.