El ministerio del Ambiente (MINAM) de Perú refirió hoy que “la nueva estimación” del petróleo vertido en el mar de Ventanilla, durante el traslado el 15 de enero pasado de petróleo por una petrolera hacia una refinería de la compañía española Repsol, alcanzó los 11.900 barriles, casi el doble de la estimación inicial.

“La nueva estimación -refiere la radio RPP de Lima- es, según el ministro Rubén Ramírez, de 11.900 barriles. Hasta hoy se recuperaron 4.225 barriles, que consisten en una emulsión de agua y petróleo, y no se trata de una cantidad neta”.
La obra de descontaminación en el suelo, afirmó, “concierne a 16.258 metros cúbicos de arena que, una vez tratada, será nuevamente colocada en el punto de retiro”.
El propio ministro Ramírez había comunicado días atrás que el derrame de petróleo durante las operaciones de traslado a la refinería La Pampilla de Repsol, alcanzó una franja costera de largo 44 kilómetros, a la altura de El Callao hasta las costas de Chancay. Afectando en un verdadero desastre ecológico, un total de 11.337 hectáreas de tierra y de mar.
Actualmente, finalmente se dijo, están trabajando 52 unidades marítimas que desarrollan un trabajo de contención y recuperación del material aceitoso, y que colocaron en el mar 4.880 metros de barreras de contención.